lunes, 28 de julio de 2008

Retail América Latina: La batalla continúa

por Francisca Vega

Aumentar la musculatura, entrar en más mercados con diversidad de formatos y atrapar a más clientes con un sinfín de ofertas. Éstos son los tres mandamientos que marcaron –y seguirán marcando– a los líderes del retail en América Latina durante 2007 y este año. Y a tal punto llega la competencia que la espiral inflacionaria que amenaza al mundo ni siquiera inmuta a los gigantes del mercado. Ya en 2007 se presenció una situación inédita: ola de fusiones y adquisiciones, planes de inversiones millonarios y una lucha sin tregua por consolidarse en los mercados objetivo, o donde ya tienen presencia.

Los números no mienten: el año pasado los latinoamericanos presenciaron 44 cambios de propiedad sobre el 10% del capital, además de fusiones y adquisiciones en el sector comercio, según cifras de DealWatch. Y en lo que va corrido de 2008 ya suman 40 operaciones similares en el área de retail en la región. O sea, todo hace prever que este año se romperán todas las marcas porque los líderes tienen aún la billetera llena para invertir en consolidación, sobre todo considerando que no se sabe qué pasará en los años venideros.

“Los retailers regionales se están focalizando para no perder ni una décima de cuota”, dice el chileno Patricio Hernández, analista de Banchile Inversiones, en Santiago. “Atrapar a estratos que no llegaban y consolidarse son las dos prioridades”. De hecho, según los entendidos, la crisis inflacionaria afectará el nivel de compra de los consumidores en 2008, pero sólo lo sentirán las empresas a comienzos de 2009.

Por lejos, Wal-Mart de México (N° 10 en el ranking de Las 500 Mayores Empresas de América Latina) sigue encabezando la lista del sector comercio, con ventas que llegaron a US$ 20.610,3 millones en 2007. Pero la batalla para la estadounidense se le viene dura en ese país. Tras la adquisición del Grupo Gigante en diciembre pasado, Soriana (N° 73) no ha escatimado en el uso de medios masivos para posicionarse entre los consumidores mexicanos. Según cifras divulgadas por la compañía en marzo, Organización Soriana busca conquistar a más de 10 millones de consumidores a través de un programa de lealtad. En total, la etapa de consolidación tendrá un valor de US$ 120.000 millones en 2008 y se espera que sus ventas aumenten en un 50%.

Pero la batalla más grande no está en México, sino en Brasil. De hecho, las empresas brasileñas del sector del ranking promediaron en 2007 un aumento en las ventas de 41%. “Ello se explica porque hay muchas oportunidades para crecer, producto de lo fragmentado del mercado”, dice Ricardo Fernández, analista de Itaú Corretora, en São Paulo. “Pero para ganar se necesita un buen management por el sinfín de reglas”.

En Brasil, Wal-Mart (N° 44) superó a Pão de Açúcar (N° 45) en 2007 respecto de 2006, al alcanzar ventas por US$ 8.456,3 millones. En marzo pasado, ejecutivos de la estadounidense en ese país confirmaron que invertirán este año US$ 750 millones en la apertura de 36 nuevas unidades. Uno de los objetivos de la compañía es llegar al público de baja renta. La idea de Wal-Mart es seguir compitiendo con fuerza con Pão de Açúcar, compañía que –según Fitch Ratings Brasil– ha logrado crecer orgánicamente y que lo seguirá haciendo gracias a los diversos formatos que posee y la presencia en varios estados. Tal como lo anunció Abilio Diniz, Pão planea abrir pequeños 60 locales, tal como dicta la reestructuración de la empresa.

Pero la que hoy produce mayores dolores de cabeza a la estadounidense en Brasil es Carrefour, compañía que saltó desde el puesto número 66 al 48 del ranking. De hecho, sus ventas saltaron desde los US$ 5.064,8 millones en 2006 hasta los US$ 8.254,1 millones en 2007, a lo que hay que sumar la compra de Atacadão el año pasado.

Tal como informaron sus ejecutivos en junio, la francesa tiene como prioridad al gigante sudamericano, donde invertirá US$ 612 millones. Su objetivo: abrir nuevas unidades y dirigir sus dardos también hacia el sector de menores ingresos. “Una de las preocupaciones en Brasil es la inflación”, dice Fernández, de Itaú. “Ello se traducirá en menores ventas a partir del segundo semestre”.

Tan sexy es Brasil que la chilena Cencosud (N° 54) puso sus fichas en ese país, al comprar GBarbosa (N° 415) por US$ 380 millones el año pasado. La chilena planea invertir US$ 3.000 millones de aquí a 2013, empezando por poner US$ 500 millones este año. A Chile se destinarán US$ 240 millones; a Argentina, US$ 100 millones y a Brasil, US$ 60 millones. En Perú y Colombia, las inversiones en cada nación llegarán a US$ 50 millones.

Pero Cencosud no es la única que planea una fuerte expansión en la región. Falabella (N° 78) sigue sumando nuevos países, tras ver fracasada su fusión con D&S (N° 116). Más aún, D&S también ha mostrado su interés por entrar a Perú –donde ya están Ripley (N° 239) , Cencosud y Falabella, Parque Arauco y Mall Plaza, entre otras.

La empresa, que ya tiene una presencia indirecta a través de la distribuidora Alvi, ya inscribió su marca de supermercado Ekono en Perú e invirtió US$ 200 millones en Chile el año pasado. Más aún, ejecutivos de la compañía han señalado que el país es muy interesante por la baja penetración del sector retail. Según los analistas de mercado, la entrada de D&S a Perú no es arriesgada. Por si fueran verdaderas las noticias que da la compañía, algunos rumores de mercado hablan de una compra por parte de Wal-Mart, lo que ha sido desmentido por los altos ejecutivos de la compañía.

Mirar fuera de las fronteras chilenas es hoy la prioridad de los líderes del retail en Chile. Algunos hablan de un mercado en extremo maduro. Por ejemplo, según un sondeo de la Cámara Nacional de Comercio, los chilenos poseen 2,3 tarjetas de casas comerciales. Por eso, Perú, Colombia, Ecuador y México están en el mapa de los análisis de inversiones de las chilenas para seguir su crecimiento.

Por eso, no es extraño que, cuando se habla de retail en la región, se diga todo puede suceder. ¿La razón? “El camino se viene más duro en 2009 para las empresas”, dice Fernández. Por eso, este año se debe –sí o sí– ganar más mercado. La batalla por atrapar consumidores continúa.

http://beta.americaeconomia.com