jueves, 18 de junio de 2009

Más sólidos que nunca


Pese a que la menor actividad económica ha impactado en sus cuentas, los resultados en los primeros meses del año siguen siendo favorables para el sistema bancario.
Oscar Pomar Hermosa


Si Walter Bayly, gerente general del Banco de Crédito del Perú (BCP), señala que la banca peruana es una de las más sólidas del mundo, es por algo. "De los sistemas que veo regularmente no me cabe la menor duda que estamos dentro de las top cinco del mundo", dice.
En efecto, la crisis económica mundial y su consecuente impacto en la actividad local han cogido a la banca en buen pie, producto de dos o tres años de crecimiento económico, lo cual ha llevado a los bancos a contar con buenos niveles de capitalización, bajos ratios de morosidad y altos niveles de liquidez.
Pese a la desaceleración importante que ha tenido la economía peruana en el primer trimestre de este año -en febrero se registró la menor tasa de crecimiento de los último años-, los bancos han arrojado resultados favorables en los primeros meses. Sin duda, han sentido el golpe como la mayoría de los sectores de la economía, no obstante existe consenso entre los principales líderes del sistema en que éste no ha mostrado aún señales de preocupación y, que si bien hay una tendencia a la baja en distintas tasas (crecimiento, liquidez, calidad de cartera, etc.), no hay de qué alarmarse. Por lo menos por el momento.
Radiografía bancaria
Dentro de los principales cuatro bancos del sistema (BCP, BBVA Banco Continental, Scotiabank Perú e Interbank), según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), el único que redujo sus utilidades en el primer trimestre de este año en comparación con 2008 fue este último con -7,2%. El Banco de Comercio y el Financiero también mostraron una disminución importante en sus utilidades de casi 50% en ambos casos. No obstante, el sistema en general creció casi 20%. Incluso Citibank, que ha sido uno de los bancos más afectados por la crisis con pérdidas mayores a US$ 25.000 millones en el mundo, obtuvo en el Perú un incremento en sus utilidades de 2,3% en el primer trimestre de 2009. Ese sentido, Walter Bayly resalta la labor del ente supervisor. "El trabajo de la SBS ha sido muy bueno, con buenas políticas de transparencia y buscando la capitalización de los bancos a lo largo del tiempo", dice el gerente general del BCP.
A su vez Jorge Flores, gerente general de Interbank, advierte que los índices de morosidad que ha mostrado la banca peruana en el primer trimestre de este año son muy bajos y sigue la tendencia de los trimestres anteriores. "Si bien nuestra calidad de la cartera, al igual que otros bancos, se ha deteriorado ligeramente -su ratio aumentó en 40 puntos básicos con relación al primer trimestre de 2008-, hay que tener en cuenta que seguimos teniendo niveles bajísimos de morosidad en comparación con los países de la región. De acuerdo a AEIntelligence, en 2008 Chile y Perú fueron los países latinoamericanos con el menor ratio de morosidad. Los dos estuvieron por debajo de 1,3%, seguidos de Ecuador y Colombia, ambos por debajo del 2%. El más alto fue el de Venezuela con un ratio mayor al 3%. A nivel local, de los cuatro bancos más importantes, el BBVA Banco Continental fue el único que disminuyó su ratio en el primer trimestre de 2009.
Otra de los las características que ha diferenciado el sistema peruano respecto a otros de la región ha sido su alto nivel de liquidez. Y es que a pesar de que en el primer trimestre de este año el ratio de liquidez se redujo en casi 4 puntos porcentuales, el sistema sigue disfrutando de una tasa mayor al 50%, lo cual le da a los bancos un importante espacio de acción en caso la crisis económica se acentúe. Los bancos Falabella (+5%), Ripley (+0,6%), BBVA Banco Continental (+0,1%) y BIF (2,9%) fueron los únicos que incrementaron sus niveles de liquidez durante los tres primeros meses de 2009.
Por otra parte, las colocaciones y los depósitos tuvieron un dinamismo importante en los primeros tres meses del año. En colocaciones, el crédito hipotecario fue, según la SBS, el rubro que más creció, con 47% en comparación al primer trimestre de 2008. En cuanto a lo que depósitos se refiere, los que más aumentaron fueron los de ahorro con 29,3%, ligeramente por encima de los de a plazo (28,8%).
Comparación regional
De acuerdo al índice de fortaleza bancaria, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF 2008-2009), el sistema bancario local en una escala de 1 a 7 obtuvo la nota de 6,05 la que comparada al ámbito hemisférico deja al Perú en el sexto puesto de 24 países, por detrás de Canadá, Chile, Brasil, Panamá y Estados Unidos. Mencionar que tenemos casi la misa nota que Estados Unidos (6,09), en una coyuntura como la que se vive, no debería de entusiasmar a la banca peruana. No obstante, estar tan cerca de Canadá, el líder mundial con 6,82, no está nada mal.
Del mismo modo, según el último listado de calificaciones de Moody's de mayo pasado, el BCP y el Interbank aparecen como bancos bastante estables y poco riesgosos. Si comparamos este listado con el de octubre de 2008 se puede observar que los bancos brasileños Itaú y Bradesco y el Banco de Bogotá redujeron a un nivel su clasificación de depósitos a largo plazo. Del mismo modo, Galicia de Argentina pasó de D a D- en su fortaleza financiera. Incluso, los chilenos Banco de Chile y Banco Santander, que son menos riesgosos que los demás debido a que tienen una clasificación de riesgo mucho mejor, pasaron de tener una perspectiva estable a una estable, pero con problemas en los niveles de activos. En varios índices el ajuste ha sido hacia la baja. Sin embargo, en el caso de los bancos peruanos como el BCP y el Interbank, las calificaciones de Moody's se han mantenido.
Una de las características que tiene la banca peruana en la región son los bajos niveles de bancarización, lo cual representa un enorme potencial de crecimiento para el sistema. De acuerdo a cifras del BBVA Banco Continental, la bancarización medida como créditos sobre PIB del Perú, en 2008 fue de 23,1%, mientras que en Chile fue de 72,3%, tres veces mayor que la peruana. Colombia (26,8%) y Brasil (41,3%) también tuvieron un nivel de bancarización mayor en 2008. México fue el único país que estuvo por debajo de Perú con un 15,4%.
Eduardo Torres Llosa, director gerente general del BBVA Banco Continental señala además, que existe otra característica importante que diferencia a la banca peruana de las demás -la cual es compartida también por Walter Bayly (BCP), Jorge Flores (Interbank) y Carlos González-Taboada (vicepresidente y CEO de Scotiabank Perú)- que es el muy reducido volumen de créditos hipotecarios en el país, lo cual también genera un abanico de oportunidades para la banca en general.
Pero, ¿acaso no hay similitudes? Tanto Jorge Flores, de Interbank, como Eduardo Torres Llosa, del BBVA Banco Continental, señalan que por las características del país y del sistema bancario, el que más se le parece al Perú es Colombia. Sin embargo, Bayly, del BCP, va más allá y menciona que, dejando de lado las escalas y los años de retraso, el modelo bancario peruano se está pareciendo al modelo bancario brasileño. "Nuestro modelo se parece al brasileño por la informalidad que tiene la economía y por el potencial de bancarización que existe", dice.
Por su parte Enrique Alvarez, jefe de mercados financieros en América Latina de la consultora internacional IDEAGlobal, señala que un elemento clave en la solidez de la banca peruana, tras evaluar su resultados en los tres primeros meses de 2009 ha sido su nula exposición tanto a riesgo en título hipotecarios creados en Estados Unidos, como a instrumentos derivados complejos referidos al nuevo sol por parte del sector corporativo, lo cual ha evitado una desestabilización en el financiamiento de las empresas industriales locales a diferencia de lo ocurrido en Brasil y en México.
Todo hace indicar que a pesar de la crisis mundial, la banca peruana seguirá creciendo y desarrollándose durante 2009. No obstante, escenarios muy negativos como un aumento en la intensidad de la crisis, que siga el afán del Congreso de intervenir para fijar topes y controlar comisiones, que la calidad de la cartera se deteriore a ritmos mucho mayores y que los niveles de sobreendeudamiento -indicador muy relativo debido a la informalidad y al alto porcentaje de ingresos no declarados- se incrementen significativamente, podrían retraer su dinamismo. Felizmente, según los especialistas e involucrados en el sector, hoy por hoy esto es un escenario poco probable. Por lo pronto, las bóvedas del sistema están seguras.

http://www.americaeconomia.com/