martes, 31 de marzo de 2009

Wall Street firma su mejor mes desde 2003 y uno de los mejores desde 1950

Wall Street despide un mes de marzo glorioso. Los tropezones del viernes y del lunes no han sido suficientes para evitar que la bolsa de Nueva York firme el mejor mes desde 2003 y uno de los mejores desde 1950 gracias al rally que comenzó hace apenas tres semanas. Si bien, el comportamiento en el trimestre ha sido débil, en los últimos quince días los principales indicadores norteamericanos han recuperado más de un 15%, con lo que el Dow Jones ha sumado un 7,6% en marzo, el S&P un 8,4% y el Nasdaq un 10,9%.
Al cierre del mercado, el Dow Jones de Industriales ha crecido un 1,05%, mientras que el Standard & Poor´s 500 lo ha hecho en un 1,5%. Mejor comportamiento es el que ha presentado el tecnológico Nasdaq, con un alza del 1,7%. Un rebote también debido al cierre del trimestre, ya que los gestores tienden "a poner a trabajar" parte de sus activos líquidos.
De hecho, los débiles datos macroeconómicos conocidos hoy no han frenado la subida. La confianza de los consumidores ha crecido sólo 0,7 puntos hasta los 26, pese a que los analistas esperaban que subiera hasta 28 y que el precio de la vivienda ha registrado una caída récord en enero del 19% respecto a 2008. Además, el PMI de Chicago, que mide la actividad empresarial, ha caído hasta 31,4 puntos en marzo frente al aumento de 0,1 que esperaban los expertos.
Ayer, la sobrerreacción de los inversores a la decisión del presidente Barack Obama de no dar un cheque en blanco a los fabricantes de coches lastró la bolsa neoyorquina más de un 3%. El sector financiero -que se ha convertido en esta crisis en el más sensible a cualquier tipo de noticia- y General Motors, que se hundió un 26% tras el ultimátum del Gobierno a poner su plan de reestructuración en orden en los próximos 60 días, fueron los culpables de la caída.
Sin embargo, los bancos, han sido los que han tirado del mercado. Bank of America se ha disparado un 13,10%, Citigroup, ha crecido por encima del 9,5%, JPMorgan ha subido un 6,96%, Goldman Sachs el 5,5% y Morgan Stanley el 2,89%.
Rebote en el sector financiero que no ha tenido su reflejo en el principal responsable del pesimismo del lunes, General Motors. Sus acciones han vuelto a ser el blanco de la preocupación de los inversores y se han desplomado otro 28%. Si en la tarde de ayer, Chrysler, la otra compañía con la espada de Damocles sobre su cabeza, arrojó algo de luz a su futuro tras confirmar un acuerdo con sus principales accionistas -Fiat y Cerberus- para crear una gran alianza global que le permite acceder a más ayudas públicas, General Motors no ha mostrado signo alguno de mejora.
Después de que el Gobierno haya rechazado su plan de reestructuración y con la dimisión de su consejero delegado, Rick Wagoner, la supervivencia del fabricante de coches se perfila aún más difícil. La administración ha dejado claro que no va a ofrecer un cheque en blanco a ninguna compañía del sector con el dinero de los contribuyentes y Obama, durante su comparecencia en la Casa Blanca al respecto, aseguró que no descartan la opción de una bancarrota. De esta manera, ha comenzado la cuenta atrás para GM, que tiene 60 días para conseguir que su proyecto sea viable.
Finalmente, en cuanto al comportamiento del resto de compañías, junto con Citigroup y Bank of America, Alcoa ha elevado del Dow con un repunte cercano al 10%. También Microsoft ha enfilado la senda alcista y ha sumado un 5%, seguido de IBM, que lo ha hecho en un 2,51% y Kraft, que ha crecido algo más del 2%.
Con esta sesión el Dow Jones consigue terminar por primera vez en positivo desde agosto y el S&P desde que comenzó el año. Pero, la importancia de esta subida radica en que al firmar uno de los mejores veinte meses desde 1950, podríamos encontrarnos con el comienzo de una nueva espiral alcista en abril y una mejora considerable respecto al resto del año, al menos así lo ha asegurado un analista de Miller Tabak en MarketWatch. "Si acaba entre los 20 top meses, la historia nos demuestra que el comportamiento del mercado el mes siguiente y la tendencia anual será positiva".
Lo que está claro es que con el final de mes comienza una nueva etapa, en los próximos días los inversores van a permanecer pendientes de la celebración de la reunión del G-20 en Londres, donde deberían establecerse las bases para una acción conjunta contra la crisis. De hecho, todas las miradas apuntan a Obama, que mañana viaja a Europa para impulsar ante los líderes de las principales economías del mundo una gran regulación del sistema financiero. De no lograr llegar a conclusiones determinantes, los mercados podrían comenzar una tendencia bajista, una vez superada la que a finales de febrero llevó al Dow y al S&P a mínimos de 1996.

www.cotizalia.com