lunes, 24 de noviembre de 2008

“Cali está mucho mejor de lo que lo venden”

Ricardo Hepp, presidente de Falabella en Colombia, habla sobre el ingreso de esa cadena a la capital del Valle.

¿En qué consiste la figura que permite a Falabella tomar el manejo de Casa Estrella?

Este fue el resultado de un proceso de licitación que abrió el Gobierno y en el que participaron otros tres proponentes. Se uso este mecanismo porque el Gobierno todavía no puede vender la compañía, debido a que aún no tiene la extinción de dominio.

La figura legal es un arrendamiento de establecimientos de comercio, en virtud del cual Falabella sustituye a Casa estrella y toma todos sus almacenes y sus empleados. El arriendo es por un período de diez años, prorrogable.

En el pliego licitatorio, además del valor del arriendo —que son $9.000 millones al año—, hay muchas otras condiciones que Falabella entrará a cumplir, como la obligación de contratar nuevos empleados y remodelar las tiendas.

¿Qué significa este negocio para Falabella en términos de crecimiento?

Implica duplicarnos. Pasaremos de tener cuatro tiendas a nueve tiendas. Además de las dos de Cali, hay otras tres en Bogotá, en los centros comerciales Unicentro, Galerías y Bima.

¿Y qué implicará para el consumidor?

La oferta comercial disponible va a cambiar muchísimo, porque reaparecerán marcas y vendrán otras marcas internacionales. Los consumidores volverán a ver en estas tiendas marcas como GEF, Punto Blanco, Leonisa o Lancome, pero además van a encontrar marcas de Falabella, como Basement, Sybilla o La Martina, que no estaban en el mix comercial de Casa Estrella.

También habrá un cambio físico absoluto en las tiendas: desde los sistemas de seguridad hasta los pisos, los cielos, las luces, el mobiliario. Eso lo vamos a hacer en forma gradual, sin cerrar la operación. Es probable que haya algunas incomodidades para los compradores, pero las compensaremos con descuentos en precios, y el resultado final serán unas tiendas de categoría superior.

La inversión que vamos a hacer es de unos US$15 millones, sólo en poner las tiendas al nivel de las de Falabella, más toda la inversión en publicidad y mercadería.

¿Qué pasará con la nómina de Casa Estrella?

En Cali vamos a crear unos cien empleos nuevos en los próximos dos años, entre vendedores, cajeros y supervisores. Casa Estrella tenía 350 empleados, 30 en nómina y los otros 320 eran temporales. Nosotros los vinculamos directamente a todos, lo que les da una estabilidad que la mayoría no tenía.

¿Por qué no habían entrado antes al mercado caleño?

Porque no habíamos encontrado el lugar adecuado. Pero habíamos estado muy pendientes de lo que pasaba aquí. Consideramos en un momento el proyecto que hizo Carrefour en el Limonar, también el lote del Club San Fernando y otros. Habíamos estado siguiendo muy de cerca a Cali, porque creemos que es el mejor lugar de Colombia para invertir.

¿Por qué?

Por que es la ciudad que tiene los precios más atractivos. O sea, Cali está mucho mejor de lo que lo venden y eso es exactamente lo que uno tiene que buscar cuando va a desarrollar un negocio. A mi siempre me hablaban cosas negativas de esta ciudad. Me decían “no vayas a Cali porque ya no es lo mismo, está muy deteriorada”.

Pero de porfiado vine a Cali. Claro, yo me imaginaba que iba a llegar quién sabe a dónde, pero no. Cali tiene algunos problemas, pero sigue siendo Cali: una ciudad pujante y próspera donde el comercio ha crecido mucho.

Entonces, cuando ves las otras ciudades de Colombia con precios por las nubes y ves a Cali todavía bastante razonable, pues te das cuenta que la realidad es diferente. Entre comprar caro en Bogotá, caro en Medellín o barato Cali, pues entonces uno concluye que aquí hay que estar.

¿Eso significa que este esquema de arrendamiento de Casa Estrella es, en definitiva, la forma de entrar a Cali?

No, es nuestra puerta de entrada a Cali. Pero yo tengo fe de que aquí podríamos tener una o dos tiendas más, con el tiempo y de acuerdo con los resultados. Más aún teniendo en cuenta que las tiendas que posee Casa Estrella en Chipichape y Unicentro cuentan con una extraordinaria ubicación, pero son relativamente pequeñas. Tenemos mucha fe de que en Cali nos va a ir muy bien.

¿Falabella tiene otros proyectos en desarrollo en Colombia o su plan de expansión es Casa Estrella?

Hay otros cuatro en marcha. Dos tiendas más en Bogotá, una en Medellín y otra más en Pereira. Esperamos abrirlas todas en el año 2010.

¿La desaceleración de la economía colombiana podría afectar esos planes de expansión?

No, vamos a mantener esa apuesta de crecimiento, porque es una apuesta a largo plazo. Colombia, y estos proyectos en particular, son muy buenos y vamos a seguir adelante con ellos.

En Colombia nos ha ido realmente bien. La manera en que nos han recibido ha sido fantástica. Hemos encontrado un recurso humano extraordinario; mucha gente joven y talentosa que ya estamos proyectando internacionalmente.

Para los caleños que aún no lo saben, ¿qué es Falabella?

Es una empresa familiar con casi 120 años de historia. Fue fundada por el sastre italiano Salvatore Falabella en Santiago de Chile, en 1889. Hoy en día es un grupo de comercio que opera distintos formatos en distintos países.

Lo que estamos trayendo a Cali es el formato de tiendas por departamento, que es nuestro formato estrella, con el que nació Falabella. Son tiendas que bajo el mismo techo venden vestuario, perfumería, calzado, elementos deportivos, decoración y productos de electrónica.

Falabella está presente en Argentina, Chile, Perú y Colombia. Aquí entramos a través de la integración con Sodimac, que se hizo en el 2003, y con la operación de Casa Estrella sumamos unos 2.500 empleados en el país.

¿Cuál es el diferenciador de Falabella en el mercado?

La sintonía total con el consumidor, que se logra gracias a que el grupo Falabella tiene un modelo que incluye negocios como Homecenter, hipermercados y servicios financieros.

En sus palabras

“Tengo fe de que aquí en Cali podríamos tener una o dos tiendas más, con el tiempo y de acuerdo a los resultados a lograr en el futuro con las de Chipichape y Unicentro”.

“Cali tiene algunos problemas, pero sigue siendo una ciudad pujante y próspera, donde el comercio ha crecido mucho en los últimos años”, Ricardo Hepp, presidente Falabella Colombia.

www.elpais.com.co