miércoles, 29 de octubre de 2008

Que ayuden los nuevos ricos

Redacción BBC Mundo

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) necesita "recursos adicionales sustanciales" para enfrentar la actual crisis financiera y que son China y los países del Golfo Pérsico los que pueden hacer los mayores aportes a ese organismo.

Brown aseguró que los actuales US$250.000 millones de que dispone el FMI no son suficientes para ayudar a las naciones en dificultades financieras y diminuir lo que denominó "peligro de contagio" de países como, por ejemplo, los de Europa del Este.

Según Brown, "hay un grupo de países que actualmente pueden hacer mucho en el futuro inmediato para garantizar que la comunidad internacional tenga recursos suficientes", y nombró específicamente a China y las naciones petroleras del Golfo como las que cuentan con "reservas sustanciales".



El precio de la crisis: US$2,8 billones
El jefe de gobierno iniciará en los próximos días una gira por países del Golfo productores de petróleo como Emiratos Árabes Unidos y Qatar pero, según analistas de la BBC, encara la posibilidad de que las autoridades lo reciban con cierta frialdad.

Fuentes periodísticas citan al secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdalla Salem el-Badri, para quien los miembros de la organización no están en condiciones "de rescatar al mundo" de las actuales turbulencias.

El Fondo en la mira

Al pedir el apoyo de las economías china y del Golfo Pérsico, Brown remota un asunto que ya había abordado con anterioridad, como hacen notar analistas de la BBC.

El año pasado, cuando se desató la crisis crediticia en Estados Unidos, Brown sugirió que el FMI debía reformarse y convertirse en una especie de regulador financiero internacional.

Entonces, el Fondo encaraba críticas por sus políticas de préstamo a naciones en desarrollo, especialmente en América Latina, pero los pedidos de reforma se fueron acallando en la medida en que el mundo lidiaba con la crisis subprime.

Ahora, Brown retoma su interés en el Fondo, y la cumbre convocada por él para discutir sobre una reforma financiera internacional, prevista para el próximo mes, analizará el papel de las instituciones de préstamo.

En opinión de observadores, cambiar la estructura del FMI y redefinir su papel es una tarea de envergadura, que cuenta con poco o ningún respaldo de Estados Unidos.

Sin embargo, persuadir a economías en auge como la China o las del Golfo Pérsico de que inyecten dinero a los fondos de rescate global podría ser un paso hacia el objetivo de la reforma del FMI, según sostienen analistas económicos.

Cumbres

El analista político de la BBC Nick Childs dice que, por el momento, Brown tiene claro cuál debe ser la procedencia de los fondos de rescate que necesita el FMI, aunque cuánto están dispuestos a colaborar esos posibles donantes es un tema aparte.

Para discutir esas y otras ideas, Brown se reunió en las afueras de París con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quien -debido a que su país ostenta la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE)- está tratando de coordinar las iniciativas de ese bloque para hacer frente a la crisis.

Tanto Brown como Sarkozy reclamaron que el fondo de rescate de unos US$12.000 millones de que dispone la UE se expanda hasta alcanzar los US$25.000 millones.

En un par de días, antes de salir para el Golfo, Brown igualmente se reunirá con la canciller de Alemania, Angela Merkel, en lo que es visto- según Childs- como un esfuerzo más de Brown para asumir el liderazgo británico, y propio, en el manejo de la crisis financiera.

Entretanto, para la próxima semana está programada una cumbre europea sobre el tema, y pocos días después líderes mundiales se reunirán en Estados Unidos para tratar de atajar la crisis y evitar que en el futuro se generen otras similares.


http://news.bbc.co.uk/