jueves, 30 de octubre de 2008

Gobierno entra al quite con Comercial Mexicana

La banca de desarrollo Nacional Financiera (Nafin), propiedad del Estado Mexicano, respaldó a la atribulada cadena de supermercados Controladora Comercial Mexicana con 3,000 millones de pesos (unos 222 millones de dólares), monto que representa el 90.2% de los créditos que obtuvieron las filiales de la empresa para hacer frente a sus obligaciones con sus proveedores.

La empresa que busca la protección legal del proceso de concurso mercantil (similar al Chapter XI de la Ley de Quiebras de Estados Unidos) informó este miércoles que obtuvo dos créditos por 3,327 millones de pesos (unos 247 millones de dólares), de ellos de un banco privado (del cual no se mencionó el nombre) y el de Nafin.

“Al día de hoy se habrá dispuesto de la totalidad del crédito directo (de 327 millones) y de 1,000 millones de pesos de la línea otorgada por Nafin”, informó la empresa a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“El 100% de los recursos obtenidos será utilizado para el pago a proveedores”, enfatizó la empresa que por su apuesta a instrumentos financieros de derivados, ligados al tipo de cambio, multiplicó de la noche a la mañana su deuda a 2,000 millones de dólares y por lo cual busca la protección legal para reestructurar sus pasivos con costo en forma ordenada con sus acreedores.

Nacional Financiera facilitará los recursos a través de un fideicomiso para el pago a los proveedores de tiendas Comercial Mexicana, la cadena de restaurantes California y la parte relacionada su participación accionaria en el club de precios Costco.

“Ambos financiamientos devengan intereses a una tasa de TIIE (Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio) a 28 días más 5 puntos porcentuales”, señaló la empresa.

El proceso legal de concurso mercantil es solicitado por la controladora de las tiendas comerciales y de restaurantes, por lo que la operatividad de estas últimas, salvo por cuestiones de liquidez, no tiene problema. Incluso, hasta el montento las operadoras no están relacionadas con la Ley de Concursos Mercantiles, como su holding Controladora Comercial Mexicana.

En ese escenario, tanto el banco de desarrollo como el comercial obtuvieron garantías de 1.5 veces sobre los activos de las empresas inmobiliarias de la compañía.

Controladora Comercial Mexicana se encuentra en default al dejar de pagar obligaciones financieras por un monto de 400 millones de pesos desde el pasado 9 de octubre.

Recientemente un juez rechazó la solicitud de concurso mercantil de Controladora Comercial Mexicana, sin embargo el lunes de esta semana volvió a demandar el proceso de concurso mercantil.

Los altos costos de la deuda contraída por la controladora, en lo que algunos especialistas llaman “una mala decisión de inversión” en derivados, sangraron a la compañía en su estado de resultados del tercer trimestre.

Controladora Comercial Mexicana reportó para el tercer trimestre una pérdida neta de 3,790 millones de pesos (unos 281 millones de dólares), cifra que contrasta con la utilidad de 606 millones del mismo trimestre de 2007. Esto a pesar de un incremento de 6.2% en las ventas que alcanzaron 13,395 millones de pesos.

A septiembre de este año, el pasivo total de la empresa se ubicó en 25,748 millones de pesos, 49% más respecto al mismo mes del año pasado.

Esos mayores pasivos fueron motivados por la pérdida en su apuesta a la moneda a través de derivados financieros.

En el tercer trimestre, el resultado integral de financiamiento pasó de un gasto de 23 millones en 2007 a 5,928 millones en el mismo periodo del 2008, originado básicamente por la valuación de derivados.

Según la emisora, en una valuación de mercado (mark to market) de los derivados fue de 5,166 millones principalmente por la variación en el tipo de cambio.

El apoyo de Nacional Financiera a las filiales de Controladora Comercial Mexicana que, a septiembre, tenían cuentas pendientes con acreedores por casi 7,000 millones de pesos, se hace de forma paralela al apoyo conjunto con el estatal Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) a las empresas que han enfrentado problemas para contratar deuda de corto plazo en la BMV a través de certificados bursátiles.

Bancomext y Nafin apoyan hasta con el 50% de los saldos insolutos del principal a través del “Programa de Apoyo a Deuda Bursátil" a las empresas que pretendan colocar certificados bursátiles de corto plazo en la BMV. Ese programa tiene un monto total autorizado de hasta 50,000 millones de pesos.

Al cierre de septiembre, Controladora Comercial Mexicana operaba 219 tiendas en sus diferentes formatos (Comercial Mexicana, Bodega Comercial Mexicana, Sumesa, Citi Market, Al Precio y Costco) y 73 restaurantes California. (El Semanario Agencia, ESA)

www.elsemanario.com.