lunes, 13 de octubre de 2008

Día de euforia en los mercados mundiales

El anuncio de un rescate global de bancos a través de una inyección masiva de capital impulsó extraordinarias alzas en los mercados. Wall Street subió 11% y São Paulo, 14%. Los desafíos de la región.

Una inyección de cientos de miles de millones de dólares al sistema financiero global, impulsada por gobiernos de todo el mundo para rescatar a los bancos, dio este lunes un extraordinario impulso a los mercados de valores del planeta.

Mientras Wall Street registró la mayor ganancia diaria en puntos de su historia, desde São Paulo hasta México los mercados de América Latina batieron récords de ganancias liderados por la bolsa paulista, que tuvo su mejor desempeño diario en nueve años con un avance por encima del 14%.

En un clima de euforia por las medidas para aliviar las tensiones en el sector del crédito, las acciones europeas ganaron más de un 9% y los índices de Wall Street saltaron otro 11%. También mejoró el valor de las materias primas, claves para las exportaciones latinoamericanas.

El promedio industrial Dow Jones y el índice S&P 500 obtuvieron su mejor desempeño en un día desde que hay registros, con lo que se recuperaron de su peor semana en la historia cuando el pánico se apoderó de los inversionistas. “En algún momento de la semana pasada parecía que enfrentábamos un apocalipsis, así que contar con un plan para estabilizar a los bancos es un gran progreso”, dijo Jack Ablin, presidente de inversiones de Harris Private Bank en Chicago.

A la decisión de Gran Bretaña, Alemania, Francia y otros países de Europa –que comprometieron en conjunto más de US$ 1,36 billones en garantías a bancos y en participaciones accionarias-, se suman los planes Estados Unidos de invertir cerca de US$ 250.000 millones para capitalizar bancos, además de garantizar todos los depósitos sin interés y toda la nueva deuda preferente emitida por instituciones financieras. El secretario del Tesoro, Henry Paulson, concretaría el anuncio este martes. El funcionario, que primero se resistía a que el Gobierno de EE.UU. comprara participaciones en bancos, debió cambiar de postura luego de que el fin de semana los ministros de Finanzas del mundo se unieron alrededor de una propuesta de Gran Bretaña de inyectar nuevos capitales a los bancos.

En lo inmediato, tras el anuncio de las medidas coordinadas, “se puede esperar una calma a la psicosis de venta generalizada que se evidenció en los mercados financieros de todo el mundo las últimas dos semanas”, dijo el director de AméricaEconomía Intelligence, Rodrigo Díaz. Aunque todavía no está claro si estas medidas alcanzarán para restaurar totalmente la calma. “Las apuestas apuntan a que sí. Pero las medidas por ahora están en el papel. Tanto o más importante aún es que éstas sean bien implementadas”, sostuvo Díaz.

El primer ministro británico, Gordon Brown, convocó a los líderes del mundo a crear una nueva “arquitectura financiera” para reflejar el alcance global de la economía y la banca, similar a la que estableció el actual sistema económico mundial en Bretton Woods, en 1944.

Además de los rescates bancarios, la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco Nacional Suizo dijeron que prestarán a los bancos comerciales la liquidez en dólares que necesiten.

“Estamos pisando un terreno desconocido para todos: la desconfianza. Para recuperarla no hay recetas. Al igual que en una pareja, la mentira es la semilla de la desconfianza. Una vez que se rompe, cuesta mucho recomponerla. En los sistemas financieros igual. Y mientras no haya un saneamiento de los activos tóxicos, los movimientos van a ser más bien tímidos”, indicó Díaz.

América Latina respira. Los mercados latinoamericanos subieron con fuerza. Todas las bolsas de valores y las monedas de la región registraron extraordinarios repuntes, lideradas por Brasil. Las monedas saltaron fuertemente, ayudadas por medidas de intervención cambiaria de los bancos centrales.

La moneda brasileña avanzó un 8,2% frente al dólar, para recuperar en un día casi todo el 12% que perdió la semana pasada. Un comportamiento similar tuvo el peso chileno, que se apreció más de un 3% luego de hundirse a sus mínimos de cuatro años frente al dólar (ver Vuelven números azules a mercados locales)

Para los operadores, la acción coordinada de los gobiernos funcionó como un “torniquete” para frenar el pánico de la semana anterior, en la que las acciones de la región perdieron más de un 20% de su valor en promedio.

En la región, hasta ahora los bancos centrales y gobiernos han tomado medidas alineadas con lo que necesita cada mercado, pero a su vez en línea con lo que están haciendo los ministros y banqueros centrales del G-7. “Las medidas han sido oportunas y diligentes, lo que ayuda mucho a frenar cualquier contagio hacia la economía real en la región”, sostuvo Díaz, director de AméricaEconomía Intelligence.

Los riesgos de que los efectos de la crisis financiera se trasladen a la economía real existen, y el principal es que no circule liquidez hacia las Pymes y las exportadoras de la región, sostuvo Díaz. “Cualquier traba en el engranaje puede generar una reducción de la dinámica económica que se puede traspasar a las empresas. Si esto ocurre va a haber quiebras y desempleo. Eso es precisamente lo que tienden a evitar todas las medidas que se están tomando”, agregó.

“La recuperación de los sistemas financieros debiera tardar. El sistema de pagos bancario debiera estar normalizado a fines de este trimestre. Lo que sí será inevitable, es que EE.UU. pase algunos trimestres en el terreno negativo. Y eso, va a golpear a los commodities”, concluyó Díaz.

http://beta.americaeconomia.com