miércoles, 18 de junio de 2008

El MTC modifica ley de puertos para promover inversión privada

PARA APROVECHAR EL TLC CON EE.UU.

Se permite la operación exclusiva del puerto para que sea más atractivo. Se eleva a 60 años la concesión y se prohíben las huelgas y los paros
Por Luis Corvera Gálvez


El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) sorprendió ayer al sector portuario. Sucede que a través de un decreto legislativo (aprovechando las facultades para implementar el TLC con EE.UU.) introdujo una serie de modificaciones en la ley de puertos.


En términos generales --señala Álvaro Galindo, director de Tisur, empresa que opera el puerto de Matarani--, "se trata de un conjunto de medidas que se necesitaban para promover la inversión privada en los puertos". En ese sentido, añade, se ha elevado a 60 años el plazo de las concesiones portuarias (de los 30 que actualmente se usan) y se ha ampliado la posibilidad, bajo ciertas condiciones, de obtener el uso en exclusividad de la infraestructura portuaria a aquella que ya existe (antes solo era para el desarrollo de nueva infraestructura, como el caso del Muelle Sur).


Esto último --coinciden trabajadores y empresarios-- se orientaría a promover las concesiones de los puertos de Paita y Pisco. Pero mientras que Galindo cree que era necesario para atraer a los grandes operadores portuarios, los sindicalistas, agrupados en la Federación Nacional de Trabajadores de Enapu (Fentenapu), no lo ven así. "Queda completamente claro que este decreto tiene nombre propio y ha sido emitido para favorecer y facilitar la concesión de los puertos peruanos al empresariado chileno", asegura Adolfo Granadino, secretario general de Fentenapu. Un argumento que --afirma Galindo-- es falso, pues las exigencias para participar en las concesiones son tan elevadas que no solo no las cumplen los peruanos, sino ninguna empresa latinoamericana.


Una posición intermedia es la de los usuarios finales del puerto, representados por ÁDEX. Así, José Luis Martinot, presidente del gremio exportador, considera que es positivo que se haya integrado la ventanilla portuaria a la ventanilla única de comercio, pero cuestionó la exclusividad de uso. A diferencia de los trabajadores, su argumento no es el monopolio o nacionalidad, sino que se hayan reducido las exigencias mínimas de inversión. Ahora basta desembolsar un equivalente al 50% del valor comercial de la infraestructura portuaria o incrementar en 50% la capacidad del puerto para obtener la exclusividad; antes era de 100% (solo nueva infraestructura).




POSICIÓN OFICIAL
Si bien es cierto que se establece la posibilidad de entregar en exclusividad la operación del puerto, "esto es una posibilidad y no una obligatoriedad", resalta Verónica Zavala, ministra de Transportes y Comunicaciones. En ese sentido, es clara en afirmar que aún no se ha decidido usar la opción para Paita y Pisco.


Pero, más que estos puertos, en realidad sería la concesión de los muelles Norte y Centro del Callao el objetivo final de la norma, aunque la ministra prefiera no opinar al respecto. Actualmente en el Muelle Norte trabajan cerca de 40 operadores intermedios que tendrían que salir de entregarse este en concesión. Y no se trata de una decisión que demoraría mucho.


En ese sentido, el presidente de Enapu, Mario Arbulú, afirma que es urgente invertir en dichos muelles. Resulta que si se quiere convertir el Callao en el 'hub' de la región, es necesario desarrollar más infraestructura. Eso sí, él no cree en la concesión sino en una alianza estratégica con la inversión privada. Es preciso indicar que el estudio preliminar que se ha hecho para acceder al Callao (a raíz de la construcción del Muelle Sur) establece que se requiere incrementar el área de maniobras de las naves, por lo que se tendrían que integrar los muelles Centro y Norte en uno solo. "Podríamos construir un único muelle con tres amarraderos, similar al del Muelle Sur, con lo que la capacidad del Callao en su conjunto sería de 3,2 millones de contenedores al año", puntualiza Arbulú.


La decisión sobre el futuro del Muelle Norte y del Muelle Centro se definirá en lo que queda del año en el Ejecutivo. Y de optarse por su concesión como un único terminal, demandaría una inversión de US$400 millones. Con ello, la inversión privada en el sector en los próximos tres años sumarían US$1.000 millones, sin incluir los compromisos del Muelle Sur. Además del Callao, se incluyen Paita, Pisco, Pucallpa y las iniciativas privadas (ver recuadro).


SEPA MÁS
Iniciativas privadas
1. Están aprobados por el MTC los proyectos de puertos especializados del grupo Romero (uno de granos en Ancón y otro de minerales en Végueta) y del grupo Neptunia (uno especializado en minerales en Ventanilla).
2. Adicionalmente, hay un proyecto del grupo Romero para ampliar su terminal de Ancón con el objetivo de movilizar carga en contenedores, así como uno del patriarca de la familia Ribaudo para construir un puerto multipropósito en Chancay.
3. Todos los puertos privados estarían operativos entre el 2010 y el 2012. La inversión global, de materializarse todos los proyectos, podría llegar a US$500 millones.
4. El grupo Romero ha cuestionado que en su interés por entregar en concesión los muelles Norte y Centro del Callao, el MTC se niegue a dar el visto bueno para que movilicen contenedores.
5. Esta semana se terminará el estudio de factibilidad del puerto de San Juan de Marcona y se espera que se entregue en concesión a finales de este año. Inicialmente será un puerto especializado en minerales, pero luego iría por contenedores.

También saldrá una ley de aduanas
Como parte de las facultades legislativas entregadas para implementar el TLC con EE.UU., el Gobierno tiene pendiente la publicación de la nueva ley general de aduanas, que mantiene en ascuas a los actuales operadores y agentes portuarios y aeroportuarios del país.

La nueva norma deberá aclarar si el punto de llegada de la mercadería será obligatoria dentro de los puertos y los aeropuertos. Si es así, entonces se dejará fuera de la actual operación portuaria a los almacenes ubicados fuera de dicha infraestructura.


Al respecto, el presidente de la Asociación de Operadores Portuarios del Perú, Carlos Vargas, manifestó que las empresas del sector portuario han realizado en los últimos años inversiones que alcanzarían los US$50 millones, sobre todo en la ampliación de almacenes. Por ello, demandó que el Gobierno evaluara bien si es posible tomar dicha medida de la noche a la mañana.


Alertó que en los puertos no hay infraestructura para la descarga del actual volumen de mercadería. En todo caso, dijo que eso podría ocurrir en el futuro como un proceso natural y no determinado por una ley.


Otras de las normas que se publicará en los próximos días será la ventanilla única para el ingreso y salida de mercancías, que involucra no solo al Ministerio de Comercio Exterior, sino también a los de Producción, de Agricultura y otras instancias relacionadas con las exportaciones e importaciones.

www.elcomercio.com.pe