viernes, 1 de febrero de 2008

El Gigante que No Llegó a Nacer

La decisión del TDLC echó abajo el sueño de D&S y Falabella de controlar el mercado supermercadista y de concentrar las operaciones con tarjetas de crédito.


Un duro e inesperado golpe recibieron las familias Solari y Del Río, en Falabella y los Ibáñez en D&S. De nada valieron los siete meses que los gigantes del retail tuvieron que esperar para que el Tribunal de la Libre Competencia resolviera si se aprobaba o se rechazaba su fusión. La decisión unánime del organismo, echó por la borda el sueño de las compañías de concentrar cerca del 40,5% de la participación en supermercados, mediante D&S, San Francisco y Tottus. Lo mismo que la aspiración de alcanzar casi el 47% de las operaciones realizadas con tarjetas no bancarias.
Según la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, la fusión entre D&S y Falabella hubiese implicado que abarcaran cerca de la mitad de las transacciones, tomando en cuenta que el segundo semestre del pasado ejercicio, se generaron movimientos por US$4.580 millones, de los cuales la empresa de los Solari-Del Río –a través de CMR– acaparó un 33,5%, equivalentes a U$1.535,6 millones. Mientras que la tarjeta Presto representó un 13,4%, lo que significó unos US$ 615,8 millones. Se estimaba que la nueva compañía debiera acumular ventas por casi US$8.000 millones al año y sinergias por US$1.400 millones.
Por si fuera poco, el patrimonio bursátil de ambas empresas y el precio de las acciones –que tras el anuncio de la fusión se fue a las nubes- disminuyeron significativamente. El mercado castigó duramente el rechazo de la fusión, por parte del TDLC. Esto, porque el valor de la acción de Falabella cerró en $2.531,8, con una caída de 6,16%, debido restándose. En tanto, el precio de la acción de D&S cerró en $223, con un retroceso de 18,9%.
Un panorama muy distinto al que se vivió el 18 de mayo, un día después de anunciarse la fusión, cuando el valor de las acciones de D&S cerraban en $252,5 y las de Falabella en $2.723,9, lo que quiere decir que el miércoles las primeras acumulaban una ganancia de más de 9%, la que ayer más que se borró. Ello por cuanto el sueño de internacionalización de los Ibáñez comenzó a diluirse.

www.estrategia.cl