sábado, 23 de febrero de 2008

Economistas UC cuestionan tres puntos clave en resolución contra D&S-Falabella

Ambos expertos, junto con Fernando Coloma, critican la falta de argumentación técnica, conceptual y estadística del Tribunal en su decisión. En concreto, refutan la definición de "mercado relevante", concepto clave que impidió la unión de ambos gigantes del retail.

Jorge Tarziján, Juan Pablo Montero y Fernando Coloma, todos economistas de la Universidad Católica, estuvieron casi 8 meses trabajando -a pedido de las empresas- en un estudio sobre la fusión entre Falabella y D&S, operación que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) rechazó.

Los dos primeros se dieron el tiempo de hablar con "El Mercurio" sobre cuáles son, a su juicio, los tres puntos que reflejarían que las conclusiones del TDLC carecen del debido respaldo técnico. "Aceptaríamos las conclusiones si es que viéramos un análisis un poco más contundente al respecto, argumentos un poco más justificados en base a datos", dice Jorge Tarziján.

"La definición de mercado relevante es incorrecta"
Juan Pablo Montero: "El tema fundamental es sin duda la definición de mercado relevante que está detrás de la resolución. El TDLC lo define como aquel en que participan empresas que estén en lo que ellos llaman el retail integrado, que son empresas que tienen una "pata" en las casas comerciales, otra en los supermercados, otra en los centros comerciales, etcétera. Ellos (en el Tribunal) veían que con esta fusión iba a aparecer una gran empresa, y la segunda de este mercado iba a ser Cencosud. Creemos que esto es absolutamente incorrecto. Hay mucha más competencia con otros actores. Bajo esa premisa, Ripley y La Polar dejarían de ser actores competitivos".

Jorge Tarziján: "Toda la resolución del tribunal se centra en lo que en realidad es un modelo de negocios, más que en lo que conceptualmente es el mercado relevante. Está el supuesto de que sólo se puede subsistir en el mundo si se transita hacia lo que es el retail integrado. Pero eso es un modelo de negocios. Hay mucha evidencia, en aerolíneas, en la industria del papel, en que distintos modelos de negocios pueden coexistir perfectamente en un mismo mercado".

"En nuestro informe incluimos un estudio de evento. Vimos varios eventos para Cencosud, y siguiendo esta definición de retail integrado, en que se elimina toda la competencia de las empresas que no están integradas, la acción de Cencosud debió haber subido fuertemente tras el anuncio de fusión en 2007, pero eso no pasó".

"La competencia se intensificaría aún más"
Montero: "Un segundo punto que requiere una discusión conceptual es la competencia con Cencosud. Incluso si uno acepta esta definición de mercado relevante, al leer la resolución se puede inferir que para el tribunal esta competencia no va a ser suficientemente fuerte, y que incluso aumentarían las posibilidades de coludirse. En nuestro estudio encontramos un montón de evidencia justo en la dirección contraria. Eso no significa que no vaya a existir colusión en el futuro, pero en nuestro análisis conceptual concluimos que la competencia con Cencosud se intensificaría aún más, o sea, si la posibilidad de colusión antes de la fusión era débil, después de ella sería mucho más débil".

Tarziján: "O sea, si uno aceptara que la competencia se va a reducir a estos dos grandes grupos, todavía la competencia es muy vigorosa entre ellos dos. Si entendemos que la competencia va a ser entre estos dos conglomerados, incluso ahí, lo que nosotros proyectamos es que la competencia va a aumentar entre estos grupos".

"En este tipo de puntos hemos echado de menos un poquito más de discusión técnica. Se dijo que si en caso de la fusión aumentan los precios en un 1%, los consumidores chilenos terminan pagando US$ 320 millones más. Ese cálculo puede estar bien, pero alguien tiene que explicar de dónde se saca que los precios necesariamente van a aumentar".

"El Tribunal minimiza el impacto de la eficiencia"
Montero: "El tercer punto tiene que ver con los beneficios de la fusión. Si uno lee la resolución, el Tribunal dice que no hay ningún beneficio asociado a ella. Dice que todas las eficiencias y economías de escala se podrían alcanzar sin la fusión. Si uno acepta eso, entonces, ¿por qué las empresas deciden fusionarse? La única razón que queda es querer alcanzar un mayor poder de mercado, o sea, implementar políticas menos competitivas. Que dos empresas de ese tamaño quieran fusionarse para eso, a mí me suena a absurdo".

Tarziján: "La evidencia empírica demuestra que eso no es lo que están haciendo las empresas, sino que tratan de innovar con aciertos y errores. Más que defender a las compañías, quisiera centrarme en el concepto de eficiencia, que es lo que me preocupa para fusiones futuras. El Tribunal se dedica a minimizar el impacto de la eficiencia a partir de la premisa de que toda la ganancia que obtendrían por la fusión se podría tener también individualmente. Eso nos parece delicado. Hay ganancias de eficiencia que uno ciertamente puede obtener operando en forma individual, pero hay ganancias de eficiencia que claramente tienen un mayor asidero, una mayor rapidez, una mayor probabilidad de ocurrencia cuando hay mayor escala".


Viernes, 22 de Febrero de 2008
FRANCISCO DEROSAS R.
Economía y Negocios, El Mercurio

www.economiaynegocios.cl