viernes, 27 de noviembre de 2009

Philips: iluminación de bajo consumo (internacional)





Cada vez es más habitual escuchar o leer que toda actividad realizada por el hombre tuvo, tiene o tendrá algún impacto sobre el medio ambiente. En esa misma línea, también se oyen voces que recomiendan tomar decisiones a favor del cuidado del planeta y sus recursos, comenzando por el reemplazo de las tradicionales lámparas incandescentes por las de bajo consumo.
Para dialogar sobre el tema, Construcciones.com.ar entrevistó a Gladys Gatti, Senior Manager – Professional Channel Lighting de Philips, referente mundial en iluminación.
“Hace más de tres décadas, la compañía viene incorporando la responsabilidad ambiental en su estrategia, y el foco está puesto en tres desafíos centrales: la eficiencia energética, los químicos utilizados en el proceso productivo y el compromiso de desarrollar productos ambientalmente correctos (Productos Verdes)”, afirmó Gatti.
La profesional destacó que Philips, como miembro del Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sustentable (WBCSD, por sus siglas en inglés), entiende el desafío que el desarrollo sustentable representa y ejerce actitudes proactivas para enfrentarlo.
“La iluminación representa el 19% de la electricidad global consumida. Soluciones innovadoras pueden aportar un ahorro de hasta un 40% de la actual base instalada, lo que representaría el ahorro anual de 106,000 millones de euros. Eso equivale a 555 millones de toneladas de CO2, ó 1,5 millones de barriles de crudo”, explicó la entrevistada. Según las estimaciones de esta compañía holandesa, es necesaria una reducción de un 25% de las emisiones actuales de gases de efecto invernadero para estabilizar las variaciones climáticas.
La historia de Philips está muy relacionada con el concepto de sustentabilidad: fue la primera en fabricar lámparas económicas, en 1980. Y desde 1994, se orienta según los objetivos del Programa Ambiental Ecovision. Por eso, Gatti sostuvo que por más que la estrategia de la organización varió a lo largo de sus 117 años de existencia, sigue fiel a sus raíces, estrechamente vinculadas con lo sustentable.
“Los ´Productos Verdes´ de la empresa pueden reducir los costos, el consumo de energía y las emisiones de CO2 (Anhídrido carbónico). Nuestras soluciones de iluminación eficiente cubren una amplia gama de aplicaciones y preferencias, desde las lámparas de bajo consumo (Essential – Genie – Ambience - Twister) al desarrollo de la nueva tecnología de Led (Lighting Emmiting diode)”, explicó.
El concepto EcoDesign, el diseño hecho con conciencia ambiental, fue creado por Philips para el desarrollo sustentable de sus productos. Cinco focos principales, llamados Green Focal Areas, guían la creación de esos artículos: peso, uso de sustancias tóxicas, consumo de energía, reciclaje, desecho final y embalaje.
“Algunos de los ´Productos Verdes´ son: Bajo Consumo MiniTwister (alta eficiencia combinada con tamaño súper compacto y larga vida útil, 8 años), Módulo de Led Fortimo (obtiene una eficiencia óptica de hasta 95% en luminarias de interior) y ColorReach Powercore (representa la próxima generación en iluminación exterior, ya que permite una proyección de luz de más de 150m.)”, destacó Gatti.
Más allá del trabajo que realizan ONGs y empresas en cuanto a la concientización sobre el ahorro de energía, la venta de lámparas de bajo consumo sólo representa un 25% del total de las ventas. “En promedio una incandescente común cuesta $2 y una bajo consumo $18 –agrega la entrevistada-. Pero una lámpara de 20W de bajo consumo equivale a una de 100W incandescente, o sea que el rendimiento es 5 veces mayor. En las incandescentes el 90% de la energía se pierde en radiación térmica, o sea que se transforma en calor. Con respecto a la vida útil, también las de bajo consumo tienen una gran ventaja: la incandescente común dura 1.000 horas y la de bajo consumo 8.000”.
“Además, las lámparas fluorescentes compactas han evolucionado hasta tal punto que en la actualidad funcionan casi igual que las bombillas incandescentes. Comparadas con las de hace algunos años, ahora duran más, son más pequeñas, más eficaces, más seguras y menos caras. En cuanto percibe su beneficio económico, la gente acepta el reemplazo, ya que si bien el costo inicial es superior, las lámparas de bajo consumo ayudan a ahorrar energía y tienen una mayor duración”, comentó.
Lógicamente, el sector de la construcción tiene su espacio de preferencia dentro de la estrategia de la empresa: “nuestros productos están orientados a ofrecer soluciones lumínicas sustentables no sólo al consumidor final sino también al área profesional, hemos participado de grandes obras con las constructoras y estudios de arquitectura más reconocidos del país. Así, Philips está presente en todos los segmentos: alumbrado público, embellecimiento de ciudades, oficinas, comercios, supermercados, aeropuertos, hospitales, hoteles; brindando soluciones integrales que van desde la provisión de la luminaria, de la lámpara , el equipo auxiliar o el sistema de control, hasta la instalación, programación y puesta en marcha de sistemas que requieran de éstos servicios”.
También ofrecen un Servicio de Mantenimiento posterior de obras, con jerarquías Silver, Gold y Platino, que facilita a los usuarios de nuevas tecnologías el acceso sin cargo a upgrades, a cambio de programaciones si fuera necesario y al mantenimiento integral del sistema.
Para finalizar, y como novedad, Gatti también mencionó las inversiones que la empresa está realizando en nuevas tecnologías de estado sólido (SSL: Solid State Lighting), entre las que se destacan los productos LED (fuente luminosa producida a base de compuestos orgánicos, que ahorran energía y tienen 50.000 hs. de vida útil -unos 15 años-).
Igualmente, según la especialista la empresa no se detiene: “el siguiente paso que está dando Philips es en nuevas tecnologías LED orgánicas (OLED), para aplicaciones en proyectos generales de iluminación, con vida útil más larga y alta eficiencia energética”, anticipó.
Webretail.com