martes, 16 de junio de 2009

Inversión pública debe acelerarse para asegurar el crecimiento

Aumentar el ritmo de ejecución del plan anticrisis es importante para alcanzar las metas
“Este año, en el que la inversión privada ha bajado por la crisis, el sector público tiene que crecer a tasas muy altas para empujar el PBI. La economía se mueve por la inversión privada, cuyo papel en el PBI asciende a casi el 80%, mientras que la inversión pública representa más o menos el 15% de él”, sostiene enfáticamente César Peñaranda, director del Instituto Economía y Desarrollo de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).
¿Es factible que la inversión pública pueda dar ese impulso? Según Peñaranda, sí, siempre y cuando se ejecute a cabalidad el plan de estímulo económico planteado por el Gobierno. “Los ajustes que se realizan en las proyecciones, e incluso en la tasa de interés de referencia, tienen en cuenta la aplicación del plan de estímulo. En caso de que no se aplique adecuadamente, el PBI de fin de año podría marcar hasta -2%”, advirtió.
BALANCE DE MEDIO AÑOGermán Alarco, investigador principal de Centrum, comparte la preocupación de Peñaranda. Así, considera que ya se tiene una idea clara de la magnitud de la crisis frente a la incertidumbre de los meses anteriores y que ya estaríamos tocando fondo, si se asegura un correcto funcionamiento del plan de estímulo económico.
Al respecto, cree que se debe rescatar que hay algunos avances en la ejecución y que los peruanos “no deberíamos espantarnos, pues, a pesar de que el PBI real del primer semestre será negativo y la recaudación tributaria ha caído, tenemos experiencia en crisis: no olvidemos lo que pasó con el PBI en 1983 y entre 1988 y 1989 con caídas mayores a los dos dígitos”.
PAQUETES DE ESTÍMULOA pesar de la lentitud en la ejecución del plan anticrisis, el Perú es el país que mejores perspectivas de crecimiento presenta, según distintos organismos y consultoras en el mundo. De acuerdo con el reporte de mayo del Fondo Monetario Internacional (FMI), seguimos siendo la nación con mayores perspectivas, pese a que el gasto público no sería uno de los más altos de la región.
El mismo informe compara los planes de estímulo económico de los países que han decidido aplicarlos. Figura entonces Chile, cuyas medidas anticíclicas representan el 2,9% de su PBI, luego el Perú (2%), Argentina (1,5%) y Brasil (0,6%). A pesar de la aplicación de sus respectivos planes de estímulo, tanto Brasil como Chile ya declararon sus economías en recesión.
Por el contrario, el Perú no ha entrado en recesión, pero sí presenta ajustes a la baja. Hugo Perea, gerente de Estudios Económicos del BBVA, coincide en que es importante acelerar la ejecución del plan anticrisis, sobre todo para procurar cumplir las metas del Gobierno, pero aclara que “el gasto público no va a compensar la caída de la inversión privada, la puede atenuar, pero no la va a compensar”.
Perea añade que “la ejecución de la inversión pública está por debajo de lo esperado; sin embargo, habrá que esperar las cifras del segundo trimestre, a ver si efectivamente se está pisando el acelerador”.
“Creo que será imposible cumplir los estimados”Según las últimas cifras que presentó el ministro Luis Carranza, el plan anticrisis se había ejecutado por S/.2.119 millones de los más de S/.12 mil millones asignados.
A un mes de presentadas estas cifras el MEF no ha mostrado todavía los nuevos avances. Según el congresista Martín Pérez, presidente de la comisión anticrisis, no habría novedades en el tema.
“Al paso que va la ejecución del plan de estímulo económico, creo que será imposible cumplir los estimados del Gobierno. Se tendrá que seguir ajustando cifras y proyecciones —creo— hasta un 2%”.
El congresista Pérez considera poco probable que en esta legislatura se vote en el pleno los dos proyectos anticrisis pendientes. Pero hoy la comisión a su cargo debatirá un nuevo paquete de cinco medidas con el que se busca ampliar la base tributaria y promover la inversión privada.
DEL CONSULTORCambios o recesión *Desafortunadamente, el programa de estímulo económico no viene dando los resultados esperados a pesar de que el Perú dispone, como pocas veces en su historia, de ingentes recursos fiscales y cuenta además con las condiciones favorables para inyectar mayor gasto en el marco de la desaceleración de la inflación y superávit comercial, dada la tremenda contracción del PBI.
Para que se entienda la urgencia. La inversión pública, bandera de batalla de la actual orientación económica, ha venido creciendo a un tercio —no es error tipográfico, repito, un tercio— del ritmo observado durante los primeros meses del 2008. Es decir, sin “estímulo” alguno, el gasto público fluía mucho mejor de lo que ahora tenemos.
En tales condiciones, la verdad es que creceremos, con suerte, solo 1%. Es urgente destrabar este problema. Es urgente estimular el programa de estímulo. Que se entienda claro, para evitar más recesión, es urgente un cambio.
(*) J.J. MARTHANS L. ECONOMISTA; UNIVERSIDAD DE PIURA

www.elcomercio.com.pe