miércoles, 15 de abril de 2009

El retail: ¿nueva diva de la economía peruana?

POR VANESSA REAÑO M.
Es más que probable que a estas alturas del boom retailer usted haya notado que el supermercado, centro comercial o tienda al que acude cuenta con más cajeras, más acomodadores y más impulsadoras; que su empleada del hogar no le “gorree” más las bolsas de Wong o Saga , pues cuenta con una oferta similar a la vuelta de su casa; y que, si vive en Trujillo, su tía abuela ande más que entusiasmada comiendo helados y recorriendo las tiendas del nuevo centro comercial de la ciudad. Simultáneamente, los bombos y platillos para los sectores minero y agroexportador cesaron tras los embates de la crisis económica mundial. El retail, pues,se ha convertido en el indiscutible protagonista del empleo en el Perú.
Mientras se anuncia que los principales operadores de retail en Latinoamérica han asumido una estrategia de inversión conservadora para encarar un año de deudas y vacas flacas, en el Perú cifras de Laborum.com –un conocido website para contratación de personal– señalan que al menos 96,000 puestos de trabajo directos e indirectos se generarán a raíz del desarrollo de los cerca de 24 proyectos de centros comerciales (una inversión de cerca de US$300 millones) repartidos en Lima, Cusco, Arequipa, Piura, Sullana, Chimbote, Ica, Trujillo y Huancayo, entre el 2009 y 2010. Rafael Zavala, su gerente general, me comentó en una entrevista que si bien muchas empresas están siendo cautas en cuanto a sus contrataciones, la demanda de personal en el sector en los primeros meses del 2009 no se ha detenido. “Se da a todo nivel: operarios, vendedores, administradores y gerentes”, enfatizó.

A esto contribuye, sin duda, el amplísimo potencial de penetración que en Lima tienen todavía los formatos minoristas modernos (hoy sólo abarcan 14%, versus un 80% en México DF, por ejemplo). Y, por supuesto, las consabidas variables macroeconómicas: estabilidad, baja inflación y continuidad del crecimiento del PBI (4% para el 2009 según pronostica el BCR), así como el crecimiento de 5.2% proyectado para el 2009 en el mercado mayorista y minorista según la Cámara de Comercio de Lima.

Sin embargo, dentro del gran ámbito del comercio minorista algunos sectores podrían quedar mejor parados que otros. Por ejemplo, en tiempos de crisis las tiendas de mejoramiento del hogar suelen ser más castigadas por el consumo que los supermercados y su venta de alimentos, por ejemplo. Y es que incluso a pesar de la cierta retracción en el gasto, las clases emergentes que sustentan este crecimiento difícilmente renunciarán a las hábitos de consumo monderno que ya adquirieron.

Así pues, la continua expansión de los operadores retail y el desarrollo de marcas nuevas, seguirá ofreciendo la oportunidad de compartir este importante éxito desde la base de la pirámide.

www.semanaeconomica.com