miércoles, 25 de marzo de 2009

Brasil promete un millón de casas

Verónica Smink
BBC Mundo, Cono Sur

Un millón de hogares para los pobres. Eso es lo que promete construir el gobierno de Brasil a través del plan de viviendas más ambicioso de los últimos 30 años, lanzado este miércoles.

La iniciativa anunciada por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva apunta no sólo a resolver el problema de falta de vivienda entre las personas con bajos recursos, sino que además busca estimular la construcción, frenada por la crisis económica mundial.
El programa "Mi casa, Mi vida" prevé una inversión pública de US$15 mil millones que provendrá del Tesoro Nacional y del Fondo de Garantía por Tiempo de Servicio, un impuesto que se descuenta a los trabajadores.
El plan apunta a familias con ingresos por debajo de los US$2070 (diez veces el salario mínimo, de US$207).
El proyecto fue presentado en Brasilia por la ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, impulsora de la iniciativa y favorita de Lula para sucederlo en las elecciones del año próximo.

La ministra consideró la propuesta "una deuda" en el país, en el que más de 7 millones de personas aún no tienen acceso a un hogar.
El anuncio duplica la promesa realizada por Lula a comienzos de febrero, cuando informó que su gobierno construiría 500.000 viviendas para los más necesitados.
"Es un desafío. Ahora, este programa no tiene un plazo, que nadie espere que hagamos un millón de casas en dos años", advirtió el mandatario durante el lanzamiento del plan.
Por su parte el ministro de Hacienda, Guido Mantega, lo consideró "uno de los principales planes anticrisis lanzados por el gobierno" y aseguró que ayudará a "sostener también el nivel del empleo y del ingreso".
Préstamos escalonados
Según el plan presentado este miércoles, 400 mil casas estarán destinadas a las familias que ganen de uno a tres salarios mínimos, y que deberán repagar mensualmente un máximo del 10% de su sueldo, en un plazo de 10 años.

En tanto 400 mil hogares tendrán como destinatarios a familias que ganen entre tres y seis salarios mínimos, y los restantes 200 mil irán a familias con ingresos que equivalgan hasta 10 salarios mínimos.
Todos ellos tendrán una cuota mensual que no superará el 20% de sus ingresos.
La región más poblada del país, en el sudeste, recibirá el 37% de todas las inversiones mientras que el nordeste, la zona más pobre, tendrá el 34%, según los detalles anunciados.
Operativos
Al igual que en el anuncio de febrero, la iniciativa oficial coincidió con operativos de seguridad en algunas de las principales favelas del país.
En aquella ocasión la policía había ocupado el barrio de Paraisópolis, en Sao Paulo, luego de violentas protestas por la muerte de un hombre durante un arresto.
Este miércoles el operativo policial se desarrolló en la favela de Rocinha, una de las más grandes de Río de Janeiro, donde las autoridades llevan días enfrentándose con narcotraficantes, a quienes les incautaron una tonelada de marihuana.

http://news.bbc.co.uk