miércoles, 26 de noviembre de 2008

Se cae inversión Palacio de Hierro y Ripley en México

Ante el fantasma de la recesión económica global, el proyecto de inversión de 400 millones de dólares en México entre el Palacio de Hierro y la chilena Ripley esperará un mejor momento, quizá en 2010, dijo el presidente de la cadena departamental, el forbes mexicano Alberto Baillères.

“A la luz de la crisis actual nuestros socios chilenos y nosotros hemos decidido ver un poco más el tiempo para ver cuándo iniciamos la primera tienda. Lo hemos aplazado, en lugar de que sea para el 2009, probablemente sea para el 2010, pero todo dependerá de cómo se dé la crisis económica”, publicó recientemente el periódico Reforma citando a Alberto Baillères.

Directivos de El Palacio de Hierro y Ripley no respondieron a la solicitud de información de El Semanario Agencia.

En diciembre de 2007, la cadena de tiendas departamentales y operadora de un banco comercial en Chile y Perú, la chilena Ripley firmó un contrato de asociación con el poderoso Grupo Bal, la controladora de negocios del empresario mexicano con la segunda mayor fortuna en el país, Alberto Baillères, según la revista estadounidense Forbes.

Grupo Bal tiene a empresas como a la segunda mayor cadena de tiendas departamentales en el país Palacio de Hierro; a una de las mayores productoras de planta en el mundo a través la minera Industrias Peñoles y a su filial Fresnillo que es la mayor productora de oro en México. Además de la aseguradora Grupo Nacional Provincial (GNP), la administradora de fondos para el retiro Profuturo GNP, la casa de bolsa Valores Mexicanos, entre otras empresas.

Si bien en julio de este año, el ya designado director general de la empresa Palacio de Hierro-Ripley, Enrique Güijosa Hidalgo, renunció al cargo en el director general, en el 27 de octubre todavía la firma mexicana confirmó el plan en su reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Güijosa tenía al ejecutivo chileno Gonzalo Migliaro como director comercial de la nueva empresa.

El plan era abrir el próximo año tiendas departamentales dirigidas a los segmentos de mercado que no están atendidos actualmente por El Palacio de Hierro.

En la nueva empresa, la mexicana tendría el 52.5% del capital, mientras que el 47.5% restante estaría en manos de Ripley Corp..

Con la experiencia bancaria de la chilena, la empresa conjunta en México pretendía ofrecer servicios y productos financieros de consumo y tarjeta de crédito. Además de participar en el negocio inmobiliario. (El Semanario Agencia, ESA

www.elsemanario.com.mx