miércoles, 19 de noviembre de 2008

Las oportunidades y desafíos del APEC

Las 21 economías que integran el Foro intentan recuperar la confianza en los mercados en medio de la crisis global y ampliar la construcción de la comunidad Asia Pacífico.

Además de ser uno de los encuentros económicos más importantes del mundo, el Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés), representa sin duda un enorme desafío para que los países de América Latina acerquen sus economías, en términos de eficiencia y competitividad, a los estándares de las naciones asiáticas.

En este contexto y en medio de un oscuro panorama financiero internacional, los países miembros del Foro que se desarrolla esta semana en Perú, tendrán como misión principal recuperar la confianza en los mercados en medio de la crisis global y ampliar la participación en el proceso de construcción de la comunidad de Asia Pacífico, promoviendo la integración económica regional y, por sobre todo, destrabando la actividad comercial, que en conjunto representa el 49% de los intercambios a nivel mundial.

Integrada por 21 economías que reúnen a 2.600 millones de habitantes, 40% de la población mundial, y producen aproximadamente US$ 29 billones o 53% del PIB global, el Foro buscará en Lima profundizar el libre comercio frente a las amenazas del proteccionismo, además de darle continuidad a la discusión de la reciente cumbre del G- 20, que se comprometió a potenciar el crecimiento económico y mejorar la regulación de los mercados.

Los líderes del APEC se reunirán el 22 y 23 de noviembre, sin embargo sus ministros de Relaciones Exteriores y Comercio culminarán este jueves un encuentro de dos días en el que han afinado una declaración que pretende incentivar la eliminación de barreras comerciales, que permitan que la inversión extranjera directa garantice la asignación de capitales de la forma más eficiente posible.

Es que, según el estudio “Oportunidades de comercio e inversión entre América Latina y Asia-Pacífico: El vínculo con APEC”, elaborado por la CEPAL, una de las principales razones del bajo nivel de comercio entre ambas regiones es la falta de inversión extranjera directa relacionada con la búsqueda de la eficiencia.

Por otro lado, la cumbre será también una oportunidad para que los países miembros que no tengan Tratados de Libre Comercio entre sí, negocien una disminución recíproca de sus aranceles para lograr un comercio más intenso, como medida para hacer frente a la crisis económica.

Las 21 economías centrarán sus esfuerzos además en reforzar los mecanismos de supervigilancia que deban tener los organismos financieros internacionales, ampliar la participación de los países emergentes en estos mecanismos, profundizar la responsabilidad social de las empresas y fortalecer el desarrollo humano y económico.

En ese sentido, la CEPAL aseguró que los países de Latinoamérica y el Caribe deberán redoblar sus esfuerzos para identificar y aprovechar las posibles complementariedades derivadas de una mayor integración con Asia, ante las oportunidades únicas que ofrece actualmente la región latinoamericana para sentar las bases de un continuo flujo de relaciones comerciales y de inversión con el continente asiático.

Finalmente, la CEPAL sostuvo que los países de la región deberán buscar un mejor acceso a los mercados de Asia-Pacífico, ya sea mediante acuerdos bilaterales individuales o por medio del trabajo coordinado para llegar a acuerdos conjuntos. Según el organismo Chile, México y el Perú deberían desempeñar un papel clave en la coordinación de posiciones y trabajar juntos tanto en APEC como en los esquemas de integración intrarregional.

Las ganancias de Perú. En la cita de Lima se espera que China dé otro paso importante de acercamiento hacia Latinoamérica, con el anuncio de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú, similar al que entró en vigencia con Chile en 2006. China tiene un apetito voraz por las materias primas que producen las economías de la región.

Se estima que al término del encuentro, la APEC generará en el país anfitrión US$ 6.000 millones en compromisos de inversión, los que serán destinados a proyectos de infraestructura hotelera, construcción de carreteras, puertos, en el sector energía y turismo. Actualmente, Perú es uno de los países latinoamericanos que más atrae la inversión extranjera directa gracias a los avances que ha hecho en la economía, contando con una infraestructura adecuada, estabilidad política y buena conectividad.

“Perú ganará oportunidades no sólo de carácter comercial sino también el compromiso de inversiones. Somos un país estable con condiciones favorables para la inversión extranjera, por eso queremos vender al país como un buen centro de inversiones para América Latina y ser la puerta de entrada a otros mercados de Sudamérica”, dijo el investigador peruano de Centrum Católica y experto en APEC, Jorge Torres, a AméricaEconomía.com.

Respecto de si la crisis financiera podría afectar los proyectos de inversión en el país, el profesional sostuvo que “la crisis sí nos afecta, en cierta forma, ya que los commodities están bajando sus precios, pero creo que nos estamos sobrepreocupando porque las cifras no apuntan a catástrofes. Habrá crisis y recesión, pero la magnitud será limitada y no significará una hecatombe. La desaceleración económica no afectará las oportunidades de inversión”.


http://beta.americaeconomia.com/