lunes, 24 de noviembre de 2008

Clima recesivo comienza a percibirse en América Latina

El clima económico en la región se deterioró en octubre, mientras que el nivel de expectativas registró su menor nivel en 11 años, según un estudio de la Fundación Getulio Vargas. Uruguay, Perú y Brasil, los mejor posicionados.
por AméricaEconomía.com

El clima económico de América Latina tuvo su mayor descenso entre julio y octubre, mientras las expectativas son las peores en 11 años a raíz de la crisis financiera mundial, mostró este lunes la Encuesta Económica de América Latina que elabora la Fundación Getulio Vargas (FGV).

El Índice del Clima Económico (ICE) de la región cayó a 3,4 puntos el mes pasado, desde 4,6 puntos en julio, según un el informe de FGV, que elabora el indicador trimestral en conjunto con el instituto alemán Ifo.

Además, en el mes de octubre, el Índice de Situación Actual (ISA) entró en la zona de evaluación negativa, al caer a 4,2 puntos. En tanto, el Índice de Expectativas registró el menor nivel en la serie histórica, iniciada en octubre de 1997, al caer a 2,5 puntos, agregó.

En octubre del año pasado ya se vislumbraba un cambio en el escenario regional, debido a que Latinoamérica había vivido años de fuerte expansión. Así, como parte del ciclo económico, era previsible una contracción natural. Sin embargo “en aquella época, las señales de desaceleración no estaban presentes en las economías de América Latina”, dice Aloisío Campelo, coordinador del núcleo de Investigaciones y Análisis de la FGV. “La expectativa era realmente de un ajuste natural”, señaló el experto a AméricaEconomia.com.br.

La encuesta se basa en informaciones entregadas trimestralmente por un grupo de expertos en las economías de sus respectivos países, y aplica una misma metodología simultáneamente en todos los países de la región. En octubre de 2008 se consultaron 131 expertos de 15 países.


Contagio en la región. En la última medición, el índice de clima económico se igualó con el promedio del indicador mundial, luego de mantenerse por encima desde octubre de 2007, dijo el estudio. “El empeoramiento del clima económico, por lo tanto, tendió a extenderse en las economías, lo que lleva a un escenario que podría describirse como la tendencia recesiva mundial”, explica el estudio.

De acuerdo con la evaluación desde julio a octubre, todos los países registraron un empeoramiento en el ICE. Los datos muestran que Uruguay, Perú y Brasil permanecieron al frente de la tabla, con registros iguales o superiores a 5 puntos.

El experto de FGV explicó que este “clima razonable” en Brasil se da porque “la dinámica de la economía en dicho país está dando un giro hacia el mercado interno, por tal motivo Brasil está sorteando mejor la crisis”.

En tanto, Bolivia, Chile, Colombia, México y Venezuela permanecieron en el ámbito de “evaluación desfavorable”, principalmente debido a la caída del precio de los commodities, dijo el investigador de la FGV. Puntualmente en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela, la baja de las expectativas se debió, en gran medida, a la falta de confianza en las políticas gubernamentales, explicó Campelo.

El estudio además llama la atención sobre la caída de México, que descendió desde los 4,0 a 2,3 puntos. Tal desempeño se explica por la relación comercial del país azteca con su vecino del norte. “La economía mexicana depende de Estados Unidos y el empeoramiento de los indicadores en este país explica los resultados”, dice el reporte.

La excepción al descenso generalizado en la región es Argentina. El indicador de clima económico aumentó de 2,7 a 3,2 puntos debido a la mejora del índice que mide la situación actual, de 3,7 a 4,6 puntos. Según Campelo, los números son favorable a ese país “porque las expectativas de crecimiento eran muy bajas y ahora ha habido una cierta estabilización”. Sin embargo, el estudio señala que en Argentina la situación sigue caracterizándose por un muy desfavorable clima económico, y “las expectativas siguen siendo sumamente pesimistas”.

Ante ese panorama, América Latina transitará de un cuadro de empeoramiento a una recesión en el primer trimestre de 2009, siguiendo de esa manera la tendencia mundial, sostiene el informe. Un pronóstico negativo que llama a no subestimar los alcances de una crisis que comienza a mostrar sus efectos en las economías latinoamericanas.

Marcelo Galli, desde São Paulo, y Pablo Jamett en Santiago de Chile contribuyeron en este artículo. Con información de Reuters.

http://beta.americaeconomia.com/