domingo, 30 de noviembre de 2008

Aun con crisis, Best Buy llega a México

Atzayaelh Torres
Best Buy, la popular tienda estadunidense de electrónicos y aparatos para el hogar, abrirá su primera sucursal en México, con una expectativa de pobres márgenes de utilidad, pero con muchos proyectos de largo plazo.

Ubicada en la plaza comercial Mundo E, al norte de la Ciudad de México, la primera tienda en América Latina tratará de ganar una tajada de las tradicionales ventas decembrinas, aunque la crisis parece que no correrá a su favor.

Eduardo García Fabregat, presidente de Best Buy México, reconoció que la volatilidad en la paridad peso-dólar reducirá sus ganancias una vez que la tienda comience a operar al público el próximo 6 de diciembre.

“Nadie se esperaba la volatilidad, a todos nos tomó por sorpresa. Pero se tomó la decisión de abrir porque nuestro plan en México es de largo plazo”, aseguró en una visita previa de medios de comunicación por la tienda.

Precisó que una parte de los productos que importaron a México para ser comercializados en su nuevo establecimiento, fueron comprados cuando el dólar no rebasaba los diez pesos, pero otra parte se concretó después de superar los 12 pesos.

La inversión en la nueva tienda de la cadena fue de alrededor de siete millones de dólares, monto similar al que proyectan destinar en las siguientes aperturas, aunque en realidad dependerá del tamaño.

Y es que el ejecutivo detalló que Best Buy ya se encuentra construyendo la siguiente tienda, ubicada en la ciudad de Guadalajara, y que contará con características similares a la reciente apertura. Este establecimiento podría arrancar operaciones en abril de 2009.

Otras próximas aperturas serán en la colonia Polanco, del Distrito Federal, en agosto de 2009, así como en Coapa e Interlomas, aunque se encuentran aún en fase de construcción.

Actualmente la empresa tiene 200 empleados en el corporativo, adicionales a los 250 colaboradores en la tienda, que es una de las más grandes de la cadena y cuenta con dos pisos y una superficie de más de cinco mil 500 metros cuadrados.

García Fabregat afirmó que a pesar de que es la primera incursión en México y en la región, no invertirán en publicidad, puesto que confían en la comunicación “boca a boca”, basada en el alto nivel de servicio que esperan ofrecer a los consumidores que visiten la tienda.
Best Buy, la popular tienda estadunidense de electrónicos y aparatos para el hogar, abrirá su primera sucursal en México, con una expectativa de pobres márgenes de utilidad, pero con muchos proyectos de largo plazo.

Ubicada en la plaza comercial Mundo E, al norte de la Ciudad de México, la primera tienda en América Latina tratará de ganar una tajada de las tradicionales ventas decembrinas, aunque la crisis parece que no correrá a su favor.

Eduardo García Fabregat, presidente de Best Buy México, reconoció que la volatilidad en la paridad peso-dólar reducirá sus ganancias una vez que la tienda comience a operar al público el próximo 6 de diciembre.

“Nadie se esperaba la volatilidad, a todos nos tomó por sorpresa. Pero se tomó la decisión de abrir porque nuestro plan en México es de largo plazo”, aseguró en una visita previa de medios de comunicación por la tienda.

Precisó que una parte de los productos que importaron a México para ser comercializados en su nuevo establecimiento, fueron comprados cuando el dólar no rebasaba los diez pesos, pero otra parte se concretó después de superar los 12 pesos.

La inversión en la nueva tienda de la cadena fue de alrededor de siete millones de dólares, monto similar al que proyectan destinar en las siguientes aperturas, aunque en realidad dependerá del tamaño.

Y es que el ejecutivo detalló que Best Buy ya se encuentra construyendo la siguiente tienda, ubicada en la ciudad de Guadalajara, y que contará con características similares a la reciente apertura. Este establecimiento podría arrancar operaciones en abril de 2009.

Otras próximas aperturas serán en la colonia Polanco, del Distrito Federal, en agosto de 2009, así como en Coapa e Interlomas, aunque se encuentran aún en fase de construcción.

Actualmente la empresa tiene 200 empleados en el corporativo, adicionales a los 250 colaboradores en la tienda, que es una de las más grandes de la cadena y cuenta con dos pisos y una superficie de más de cinco mil 500 metros cuadrados.

García Fabregat afirmó que a pesar de que es la primera incursión en México y en la región, no invertirán en publicidad, puesto que confían en la comunicación

http://www.exonline.com.mx