martes, 28 de octubre de 2008

Ministro de Economía pide a los empresarios no parar inversiones

ESPERA QUE CRISIS NO SE EXTIENDA MÁS DE 18 MESES

Sector privado puede aumentar crecimiento del 2009 en 1,5 puntos. Afirma que no hay crisis de liquidez, sino reevaluación de riesgos
Por Elizabeth Cavero / Luis Davelouis


El almuerzo que cada mes organiza la Cámara de Comercio Peruano-Americana (Amcham) fue el espacio escogido por el ministro de Economía, Luis Valdivieso, para anunciar parte del plan de contingencia en el cual ha estado trabajando su cartera y para invocar a la comunidad empresarial a no detener sus planes de inversión.


"No es el momento de parar, tal vez sí de reflexionar, pero no de parar", dijo Valdivieso, quien afirmó que si los empresarios responden a los esfuerzos que está haciendo el Estado, el crecimiento del 2009 no sería de 5% sino de 6,5%. Para calcular la cifra de 5%, el Gobierno considera la inversión pública y las inversiones privadas que están en marcha.


Valdivieso dijo una vez más que aún no se puede precisar cuán grave es la crisis financiera, pero que el Perú está preparado para enfrentarla. "Como dice el dicho, no hay mal que dure cien años. Nosotros esperamos que estos problemas no se extiendan por más de 18 meses", explicó.


Para afrontar este período difícil, el Gobierno ha previsto que la inversión pública crezca en no menos de 22%. "Puede crecer más", dijo Valdivieso, quien precisó que ello contribuirá a que no caiga la demanda de bienes que produce el sector real de la economía (la industria primaria y la no primaria).


Explicó que el MEF está buscando las líneas de crédito más convenientes que ofrecen los organismos multilaterales, tanto para el Estado como para ayudar a la banca comercial a garantizar sus créditos a las tasas más bajas.


La Corporación Financiera Internacional (brazo financiero del Banco Mundial) y el Banco de Cooperación de Japón son dos de los organismos que podrían dar este tipo de garantías a tasas de bajo riesgo: "No hay una crisis de liquidez, sino de reevaluación de riesgos. Se requiere modernizar los vehículos que le permitan a los bancos empatar sus riesgos".


Detalló también que el Banco Mundial ha ampliado todas sus líneas para el Perú, incluyendo el crédito contingente. "También hemos propuesto al FMI que cambie nuestra línea contingente para países en emergencia por una línea para países que han hecho bien las cosas. Nos ha costado conseguir el grado de inversión y no queremos recurrir ahora a líneas de emergencia", sostuvo.


Valdivieso enfatizó que el nivel de reservas del BCR (más de US$ 33.000 millones) da solidez a la economía peruana, pero hay que estar preparados para lo peor: "Esto --las medidas antes señaladas-- es lo que yo denomino un plan de contingencia". Precisó también que el Gobierno sigue trabajando en mejorar el perfil de la deuda y en crecer con baja inflación. "Si eso es creíble (las acciones que tomará el Estado) y si todos mantenemos el nivel de actividad, vamos a lograr el objetivo y vamos a ayudar a mantener la paz social", indicó.


Pero las previsiones que tanto el MEF como el BCR están tomando para moderar el impacto de la crisis internacional sobre la economía peruana tienen --en opinión de algunos economistas-- un límite, pues mantener el nivel de inversiones que llegan desde el extranjero depende, sobre todo, de las condiciones del mercado internacional y de la disposición a tomar riesgos más altos por parte de los inversionistas.


Enrique Díaz, profesor principal de la Escuela de Posgrado de la Universidad San Ignacio de Loyola, guarda cierto escepticismo respecto de lo que se puede asegurar en el futuro.


"Dada la naturaleza inédita e imprevisible en términos de profundidad y duración de la crisis, el mediano plazo no existe. Así, con el alza de las tasas de interés y la caída de los precios de los commodities, es muy difícil asegurar el flujo de inversiones: el dinero es más caro y el precio de las materias primas que se viene a explotar al Perú ha caído", explica.




IMPACTO EN EL EMPLEO
Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Villasante, sostuvo que el mayor impacto de la crisis internacional se daría en las mypes, pero que el Gobierno está tomando medidas y buscará coordinar acciones con el sector exportador. Por lo pronto, consideró que no era momento de revisar el régimen de contratos temporales para exportación.


Qué está pasando con el crédito
Valdivieso afirmó que aunque las tasas de interés han subido, el crédito sigue creciendo. "El crédito no está dificultando la actividad del sector real, pues no ha disminuido ", afirmó y dijo estar seguro de que habrá suficientes líneas del exterior para los bancos locales.


Sin embargo, fuentes cercanas a la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) admitieron que la crisis ha empezado a endurecer el otorgamiento del crédito --en términos de requisitos-- en el sistema financiero local y explicaron que el avance lento de los créditos se debe a una "revisión de productos de bajo margen que consumen liquidez en largos plazos" (créditos hipotecarios, vehiculares y algunos de consumo).


DEL CONSULTOR
Entre la liquidez y la serenidad*
Nada más lejano que la iliquidez en el frente financiero internacional y la que Perú podría afrontar, de no ser previsor. En el ámbito norteamericano y europeo el origen está en la desconfianza en sus propios mercados financieros, en el Perú no se nota ello y se espera que no sea así.


La robustez con la que se dejó el ámbito financiero peruano hacia inicios del 2007 es envidiable: récord histórico en calidad de cartera, gran holgura patrimonial, poca dependencia de capitales foráneos y amplitud en liquidez.


Sin embargo, en los últimos 18 meses todos los peruanos hemos sido testigos de lo ocurrido: por un lado, en la banca, laxitud en los créditos de consumo e hipotecario. Lo mismo que antecedió a la crisis estadounidense. De otro lado, una parte importante de nuestras microfinancieras estuvo acelerando el préstamo al sector comercial, que no conocen con propiedad.


De no modular eficientemente ambos frentes, ningún programa de contingencia por parte del BCR servirá para enfrentar una posible iliquidez. Es necesario poner orden en el frente financiero peruano para no perder la credibilidad ganada durante los últimos años. Ese es el secreto, nada más.
* JUAN JOSÉ MARTHANS. Economista

www.elcomercio.com.pe