domingo, 15 de junio de 2008

El nuevo rostro de la Ciudad Blanca

PERÚ. LA VERDADERA EXPLOSIÓN DEL MISTI

Minería, construcción, comercio y turismo son los motores
Por Carlos Zanabria


La ciudad de Arequipa, ubicada en el valle del río Chili a 2.350 metros sobre el nivel del mar, alberga a 864.250 personas, el 75% del total de la población departamental estimada en 1'152.303 habitantes según el censo del 21 de octubre del 2007. Esta concentración se debe al atractivo que representan las cada vez más constantes inversiones en la capital.


A decir del ex presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa Mauricio Chirinos, en el año 2007 la Ciudad Blanca recibió US$200 millones de inversiones en comercio, turismo, agroindustria y metalmecánica, que permitieron romper el letargo de varias décadas.


Mención especial hizo Chirinos de la inversión puesta en marcha por Sociedad Minera Cerro Verde de US$800 millones para desarrollar su proyecto de sulfuros primarios y los US$934 millones que hará Southern en su proyecto Tía María desde el próximo año en la provincia de Islay.


Mauricio Chirinos destacó también los US$80 millones invertidos en la construcción de centros comerciales como Plaza Vea, a tres cuadras de la Plaza de Armas de la ciudad, y el inicio de la construcción del Aventura Mall Plaza en el Hipódromo de Porongoche, que albergará a Sodimac, Tottus y Ripley. Asimismo, la planta de servicios para minería de la polaca Polisyus, en Matarani.


Además, se cuenta la instalación de plantas agroindustriales como Copemur, en Santa Rita de Siguas; Alsur, en Socabaya; y Damper en Majes. También la planta Cayro, para fabricar tubos, y la empresa ABB, ambas en el parque industrial.




IMPULSO MINERO
Sin lugar a dudas las inversiones mineras son las que impulsan el crecimiento económico y la transformación de Arequipa.


A decir del vicepresidente regional, Carlos Leytón Muñoz, los trabajadores mineros están por convertirse en un grupo social con sueldos que oscilan entre los S/.1.500 y S/.17.000 y utilidades anuales que bordean los S/.100.000, que podrían incrementarse a S/.166.000 si se aprueba la eliminación de topes.


Este grupo poblacional está involucrado directamente en la cultura del consumo que tomó fuerza hace seis años, de acuerdo con el gerente de Saga Fallabella en Arequipa, Oswaldo Bustamante.


Junto a Saga, en Arequipa creció la tienda por departamentos Estilos y los supermercados El Súper, que terminaron por hacer de la tarjeta de crédito un mecanismo obligado de compra para los arequipeños.


Ahora operan también Plaza Vea y Maestro Home Center, cuyos locales fueron construidos entre el segundo semestre del 2007 y el primer trimestre del 2008, que han alcanzado a la fecha un éxito inusitado.




LA CONSTRUCCIÓN
Que el impulso minero dinamiza la economía en Arequipa es una realidad de la que el gobierno regional puede dar fe. Este recibió, el año pasado, 39 millones de soles para obras de infraestructura vial, provenientes del remanente de las utilidades mineras. Este dinero le permitió asfaltar la carretera Arequipa-Chivay y el circuito del Loncco que incluye la carretera al Santuario de la Virgen de Chapi. Este año recibieron 135 millones de soles de Cerro Verde por el mismo concepto.


El secretario general de la Federación de Trabajadores de Arequipa, Jerónimo López Sevillano, reconoce que el principal generador de fuentes de trabajo es el gobierno regional, por el desarrollo de infraestructura vial y obras en provincias y en segundo orden la municipalidad provincial por las tareas de mejoramiento del Centro Histórico.


A ello se suma el crecimiento de la construcción. En Arequipa se desarrollan proyectos inmobiliarios como Los Jardines de Porongoche, en el distrito de Paucarpata. Este proyecto, financiado por el programa Mi Hogar, permitió la construcción de 213 departamentos ubicados en 19 torres que constituyen el primer complejo habitacional para la clase media del siglo XXI. Este será inaugurado en julio próximo.


Además, en el último año se desarrollaron cuatro condominios habitacionales, entre ellos la Quinta Siena, Los Sauces y Los Molles en Challapampa, que representaron una inversión de US$10 millones en construcción y otros US$10 millones en la compra de terrenos. El valor promedio de las residencias es superior a los US$ 150.000.


El arquitecto José Luis Paredes Núñez comentó que los arequipeños prefieren comprar una casa antes que un departamento. Según Ralph Gómez, jefe del Programa Mivivienda en Arequipa, esta preferencia está cambiando de manera acelerada. Ahora es común ver en la ciudad edificios de departamentos de cuatro y cinco pisos.




CASAS Y AUTOMÓVILES
De acuerdo con la Sunarp, desde el año 2005 se produce un crecimiento excepcional. En el 2005, los arequipeños inscribieron 41.796 nuevos predios, el 2006 el número de inscripciones fue de 44.627 y el 2007 la cifra llegó a 43.589. Hasta marzo del 2008 se solicitaron 7.839 inscripciones de predios.


Para el presidente de la Asociación de Empresas del Parque Industria,l Mario Cuzzi Morán, el desarrollo de Arequipa puede consolidarse con un ramal del gasoducto que permita a las industrias emplear un combustible barato y limpio, como las de Lima, y que les posibilite ser más competitivas.


MÁS DATOS
El turismo también crece
A. El ex director de Turismo Édgar Flores Hinojosa considera que otro importante polo de desarrollo en Arequipa es el sector turismo. La Ciudad Blanca recibe anualmente a 170.000 turistas extranjeros, el 10% del total nacional. En promedio un turista permanece 1,5 días en la ciudad con un gasto de 100 dólares diarios.


B. El turismo permitió que desde hace dos años la infraestructura turística crezca. Hoy operan en la ciudad 600 alojamientos. El ejemplo más importante es el hotel Casa Andina Private Collection Casa de la Moneda, inaugurado hace un mes, que convirtió una casona del Centro Histórico en un hotel de cinco estrellas.


COMENTARIO DEL EDITOR
Planificar el futuro alentador*
Leer el informe de nuestro colaborador de Arequipa nos hace recordar aquella revuelta que a comienzos del gobierno de Alejandro Toledo realizaron los pobladores de esa ciudad y que fue conocida como el 'arequipazo'.


El recuerdo no es gratuito pues nos lleva a proyectar cuánto habría crecido la Ciudad Blanca si hubiesen entendido en aquella ocasión el verdadero significado de la concesión de las empresas de energía eléctrica.


Lo bueno es que esta ciudad ha sabido recuperar el paso y ahora compite con otros polos de desarrollo como Trujillo, Ica y Chiclayo.


Lo que sí deben tener muy en cuenta los arequipeños es que su crecimiento económico debe ir de la mano con un desarrollo ordenado que promueva, entre otros aspectos, la conservación de sus lugares más tradicionales como su centro histórico y su bella campiña, ahora amenazados por diversas construcciones.


Los actuales gobernantes están en la obligación de establecer planes maestros de largo aliento que establezcan las pautas, por ejemplo, para manejar el tránsito, la seguridad ciudadana y el crecimiento de la ciudad. Sería bueno que se miren en el espejo de Lima y trabajen pronto.


Este es el momento de planificar y manejar el crecimiento para preservar la riqueza y belleza de la Ciudad Blanca.
* Martín Huancas Chinga. Editor de Perú

www.elcomercio.com.pe