lunes, 11 de febrero de 2008

Perú: El Nuevo Bastión del los Retailers Criollos

Rápidamente los actores locales han diversificado sus inversiones hacia ese país, donde se espera que 2008 sea el año clave, por los montos de inversión involucrados.


Para nadie es desconocido que Perú se ha ido rápidamente transformando en la “joyita” de los retailers locales, los cuales, de manera bastante agresiva, han irrumpido en el mercado incaico, ya sea por medio de fusiones o exportando su línea de negocio, para luego masificarla a través de su crecimiento orgánico.
Ese es el caso de Cencosud, Falabella y Ripley, a los cuales, se podría sumar La Polar, producto que su mismo gerente general, Pablo Alcalde, ha alabado en variadas ocasiones, el progreso del retail peruano, con lo cual, ha generado la expectativa que sea por medio de dicho país, que comience la tan anunciada internacionalización de la compañía, programada para 2008.
Pero, qué hace tan atractivo al mercado incaico. Según analistas del sector local, los formatos en Perú como los supermercados, tiendas por departamento y el del mejoramiento del hogar, se encuentran poco desarrollados, en comparación con Chile.
De hecho, lo mismo ocurre con el negocio financiero, cuya penetración se espera que aumente, aspecto del cual se podrían favorecer los retailers nacionales.
A ello se suma que el vecino país ha venido demostrando un sólido crecimiento económico, como asimismo, el hecho de que la informalidad de su mercado, entrega un amplio margen de crecimiento. Es por lo mismo, que no es ninguna casualidad, que más de 250 compañías chilenas estén operando en esas tierras, con una inversión que ya supera los US$6.000 millones.

Una Tierra Probada

Si de incursiones se habla, la última de ellas fue realizada por el grupo liderado por Horst Paulmann, Cencosud, a través de la adquisición del holding Wong, en unos US$500 millones.
¿Por qué? Simple, ya que el conglomerado supermercadista incaico espera ventas en 2007 por US$1.000 millones. Algo no menor, si se considera que la industria peruana estima que en el ejercicio anterior se vendieron unos US$1.535 millones, mientras que los centros comerciales anotarían ingresos por US$1.630 millones.
Para el futuro, se espera que el grupo chileno realice inversiones en 2008 por unos US$200 millones, sin contar posibles nuevas adquisiciones, como se han venido dando los últimos meses.
Con respecto a Ripley, la firma desea desarrollar un agresivo plan de inversión, tendiente según Hernán Uribe, vicepresidente corporativo de administración y finanzas de la compañía, a superar la cuota de un 47% de participación nacional, como, asimismo, la de un 54% en tiendas por departamento en Lima. En esta línea, esperan en 2007, cerrar con ingresos por US$400 millones, según cálculos de Andrés Belfus, vicepresidente corporativo de retail.
Pero ello no es todo, ya que a través de la sociedad con Mall Plaza, donde también participa Falabella, Ripley invertirá en 2008 unos US$134 millones, con el objetivo de abrir tres nuevos centros comerciales.
Por su parte, Sodimac -formato de home improvement de Falabella-, prevé invertir en el presente ejercicio unos US$35 millones en Perú, con la clara idea de abrir seis locales, cuatro en Lima y dos en provincias, con lo cual, esperan incrementar un 30% sus ingresos.
Asimismo, el grupo controlado por las familias Solari-Del Río, aspira a través de su formato supermercadista Tottus en 2008, como principal objetivo, alcanzar los 25 supermercados en todo Perú.
Con respecto al negocio de las grandes tiendas, Falabella, dentro de su plan de inversión 2006-2009, tiene estipulado abrir 20 tiendas en tierra incaica, por medio de una inversión cercana a los US$163 millones.
En tanto, la cadena de farmacias Fasa -controlada por la familia Codner-, que ya posee 141 locales en el vecino país, proyecta duplicar la cantidad de sucursales a 2010, con una inversión que superaría los US$20 millones.

www.estrategia.cl