lunes, 4 de febrero de 2008

Chile: Dupla Saieh-Rendic negocia compra de supermercados Korlaet

De materializarse esta operación, la firma podría lograr ventas por US$ 1.000 millones anuales.

Emilio Maldonado Q.

No pasaron ni 24 horas desde que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) sepultó las aspiraciones de Falabella y D&S por fusionarse, y Alvaro Saieh, en compañía de su socio Juan Rendic, compraron una nueva cadena: Bryc, la cual les aportará 57 nuevos locales.

Pero esta adquisición no sería la última que podría cometer el tercer actor relavante del supermercadismo chileno.

Según cercanos a la operación de Hermanos Rendic S.A., entidad que maneja las cadenas Unimarc, Deca, El Loro, y ahora Bryc -y donde el controlador de Corpbanca tiene el 67% y los Rendic el 33% restante-, desde hace una semana mantienen conversaciones con la familia Korlaet, dueños de la cadena de 11 locales del mismo nombre de Antofagasta.

En la compañía nortina no quisieron hacer declaraciones al respecto, pero quienes han estado en conocimiento de estos acercamientos, y que afirman que el nexo sería Juan Rendic, confirmaron las conversaciones y precisaron que aún se encuentran en una etapa “preliminar”.



El peso de Korlaet

Una expansión hacia el norte es algo natural para este nuevo actor, que en poco más de tres meses, ya ha alcanzado una participación cercana al 13%, tres veces la cuota de mercado que ostenta hoy Falabella (4,1%), y que al mayor grupo de retail de Chile le ha costado más de cuatro años conseguir.

El crecimiento hacia la Región de Antofagasta ya era comentado como un paso obvio cuando se realizó la operación de compra de “El Loro” el 21 de enero pasado.

En esa ocasión, Rendic Hermanos hizo énfasis en que la necesidad de tener mayor presencia en la zona sur -lo que se habría logrado con la compra de Bryc y Mayorista 10-, pero también mencionaron que requerían fortalecerse en el norte de Chile, escenario que se podría concretar con la adquisición de Korlaet.

La cadena en vista factura anualmente US$ 95 millones, por lo que cuenta con una participación nacional de 1,2%. Si las conversaciones entre ambas llegan a buen término, Rendic Hermanos podría lograr una facturación que bordee los US$ 1.000 millones en su primer año y además detener las compras para enfocarse probablemente en crecer orgánicamente.

Al interior de Korlaet, pese al hermetismo con el que se trabaja y su relación con la dupla Saieh-Rendic, comentaron que ya habían pasado por un proceso similar en 2006 cuando Cencosud intentó comprar los activos de esta empresa familiar.

En dicha oportunidad, las compañías nunca revelaron por qué fracasaron las negociaciones.

www.diariofinanciero.cl