viernes, 4 de enero de 2008

No hay sensación de descontrol de la inflación, opinan analistas

Sostienen que el banco central no debe bajar tasa de referencia en soles. Dólar a la baja ayudaría a controlar precios de importaciones.

Por Elizabeth Cavero
La inflación sigue siendo baja y el Banco Central de Reserva (BCR) no debe elevar las tasas de interés referenciales en soles, opinaron analistas consultados por El Comercio. "Este shock es exógeno y el BCR haría mal en responder a shocks (de precios) subiendo su tasa de interés. Creo que no hay, entre los agentes económicos, principalmente los empresarios que producen los bienes, una sensación de que la inflación vaya a descontrolarse", explicó Eduardo Morón, jefe de Estudios Económicos de la Universidad del Pacífico. "Mal haría también el BCR en responder a algo que va a ir diluyéndose", añadió.
En su opinión, es más bien un alivio que la inflación en el Perú haya estado entre las más bajas, considerando que todos los países amanecieron el 1 de enero con la noticia de que la inflación del 2007 fue mucho mayor de lo que se esperaba. "No hay, desde mi punto de vista, ninguna presión para que el BCR suba la tasa de interés", señaló. Para Morón, el directorio del banco central debe salir a explicar los motivos de la inflación, en vez de que sea el presidente Alan García quien salga a expresar su tranquilidad.
Dijo que es probable que no exista aún un acuerdo en el directorio del BCR sobre si la tasa de referencia debe subir nuevamente. Sin embargo, añadió, es importante que se expliquen las causas de la inflación antes de que las expectativas de los agentes económicos sobre la inflación empiecen a elevarse. Recordó, en ese sentido, que dentro de una semana el INEI dará a conocer la inflación de diciembre. "Ese número sí va a ser feo".
Para Kurt Burneo, ex director del BCR, lo más preocupante no es que se haya sobrepasado la meta de la inflación, sino la fluctuación entre la inflación del 2006, que estuvo por debajo de la meta en 1,14% (el mínimo esperado era de 1,5%), y la del 2007, que fue de 3,93%, con casi un punto por encima de la meta. "Las cosas se han complicado también porque el directorio del BCR decidió bajar la meta de inflación a 2% (era de 2,5%)", explicó Burneo. "Creo que lo hicieron innecesariamente y subvaloraron el shock por el lado de las importaciones". Añadió que cuando el BCR tomó esa decisión ya había indicios de las fuertes subidas que experimentarían algunos productos como el trigo, el maíz, la soya y los combustibles.
Dijo, sin embargo, que sería contraproducente que el BCR eleve la tasa de referencia para los créditos en soles, porque la inflación en el Perú no está dada principalmente por la demanda, y porque la inflación subyacente (2,44%) ha estado dentro de rangos manejables. "También se espera que la Reserva Federal vuelva a bajar la tasa de interés, con lo cual se produciría una nueva devaluación del dólar", agregó. Esto ayudaría al BCR en su tarea de controlar la inflación.
"Yo estimo que luego de abril o mayo, que es la fecha en la que suele haber un repunte del índice de precios por la campaña escolar, debemos esperar que la inflación regrese a la banda (1% a 3%)", comentó el también ex presidente del Banco de la Nación.DEL CONSULTOR.RICHARD WEBB. Economista
Es difícil decir cuán grave esLas llamadas metas de inflación son una técnica producida en los últimos diez años. En sí mismas no representan un cambio importante sobre la forma en que se controla la inflación. El control sigue siendo esencialmente monetario.
Sin embargo, al fijar una meta se da un mensaje a la población en el sentido de que se va a tomar en serio el control de la inflación. Cuán grave es pasar el límite es algo difícil de decir. Hay bastante evidencia en el sentido de que el exceso de inflación que se ha registrado se debe a factores externos y eso tranquiliza porque, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, la inflación no se debe a un descontrol interno. Podemos confiar en que el BCR, respaldado por el Gobierno, sí está cumpliendo su compromiso de control de la inflación.
Por otro lado, también es cierto que, independientemente del origen, inflación es inflación, y si los precios han subido casi 4% en el año, eso significa que el poder de compra del trabajador se ha reducido. Ahí hay motivo de preocupación social y necesidad de compensación a través de mayores salarios. Pero eso, a su vez, significa crear más presión inflacionaria, porque sube directamente el costo de producción.

www.elcomercio.com.pe