miércoles, 6 de febrero de 2008

Créditos de consumo todavía no son tema de preocupación

APRECIACIÓN DE LA SUPERINTENDENCIA DE BANCA, SEGUROS Y AFP
Crecieron 34% en todo el país durante el año pasado y fue más en provincias. Analistas dicen que controles son ahora más estrictos y que el riesgo es bajo

Por Luis Davelouis Lengua

Los créditos de consumo crecieron 34% entre enero y noviembre del 2007 y, de ese total, el 62% correspondió al crecimiento de las colocaciones en provincias. Estas cifras, que preocupaban a algunos analistas, no son para la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) un tema de alerta sino, más bien, un normal reflejo del crecimiento de los últimos años y de su creciente contribución desde las provincias, informó el superintendente adjunto de Banca, Diego Cisneros Salas.


Reconoció, sin embargo, que el monto de las colocaciones ha venido creciendo a un ritmo más alto que el número de deudores, lo que significa que, contra lo que se venía afirmando desde los bancos, el crecimiento del crédito sí está sostenido, al menos en parte, en la ampliación de las líneas de crédito a los mismos deudores y no solo sobre deudores nuevos.


El gerente de la Asociación de Bancos (Asbanc), Enrique Arroyo, afirmó que, en efecto, el incremento promedio del monto adeudado creció en casi 12%, de US$1.098 a US$1.229 (cifra que resulta de dividir el monto total colocado sobre el número de deudores). Coincidió en que ello no representa un problema, pero estimó que el crecimiento de los créditos este año sería mucho menor.


POTENCIAL PROBLEMA
Luis Felipe Arizmendi, presidente del Grupo Privado de Inversiones (GPI) y ex funcionario de la SBS, admitió que sí podría haber un potencial problema, pero sostuvo que las condiciones de la economía y del sistema financiero peruanos impedirían que se produjera.


"Creo que sí se les ha pasado un poquito la mano en el otorgamiento de créditos, pero no es grave. De hecho, pienso que se podría ir a visitar a los bancos, conversar con ellos y utilizar el mecanismo de persuasión moral: señores, no aumentemos más las líneas de crédito, seamos mucho más estrictos con los créditos nuevos y hagamos un aterrizaje suave (softlanding) de la velocidad del crecimiento".


De hecho, la persuasión moral fue la misma medida a la que Cisneros aludió durante la conferencia: ¿Sería como solicitar amablemente con un martillo en la mano? "Esa es la idea", respondió el mismo funcionario.


De hecho, si bien es cierto que la tasa de morosidad se ha mantenido relativamente estable con respecto al crecimiento de los créditos (lo que indica que las personas han venido pagando sus deudas y dejando de pagarlas en la misma proporción) y que las provisiones --o fondo de contingencia-- se han incrementado al punto que equivalen al 240% del total de la cartera en riesgo, el monto absoluto de dicha cartera ha crecido lo mismo que las colocaciones; al punto que la SBS ha sentido la necesidad de hablar de ello y aclararlo de inmediato. "Es la primera vez que la SBS hace este tipo de análisis por producto", afirmó Cisneros.


"Eso es normal", afirmó el gerente de Estudios Económicos de la SBS, Javier Poggi, "las muestras de personas son relativamente homogéneas; así que, sí, si antes tenías colocaciones por S/.100 y tenías una morosidad de S/.1, hoy tienes colocaciones por S/.1.000 y una morosidad de S/.10", explicó.




TRANQUILIDAD EN LA ZAGA
Si bien todos admiten, explícita o implícitamente, que las cifras podrían representar un problema potencial, también coinciden en señalar que la realidad del sistema financiero peruano es completamente diferente de aquella en la que se produjera la crisis crediticia de finales de la década de 1990, que terminó con la quiebra de 15 bancos y una restricción del crédito que dejó el crecimiento en casi 0%.


"Las reservas internacionales superan los US$30.000 millones, lo que nos da una solvencia única; los bancos tienen mucho más patrimonio y cuentan con capital más que suficiente para enfrentar cualquier eventualidad; los banqueros son mucho más cuidadosos; la regulación es mucho más estricta hoy que en 1998; la transparencia es mucho mayor; las centrales de riesgo registran las deudas desde un sol para arriba; entre otros factores. Por lo tanto, la posibilidad de una ruptura en la cadena de pagos es muy lejana", afirmó Cisneros.


Arroyo agregó que los bancos son mucho más transparentes, "no se le da tarjeta a quien no puede pagarla y además los bancos ahora tienen departamentos de riesgo, que antes no tenían; no veo que se venga un sobreendeudamiento", acotó.


No obstante, cabe preguntarse qué pasaría si ocurriera un problema macroeconómico severo. Tal vez la parte de las colocaciones otorgadas sin mucho papeleo sufrirían un serio vuelco y los bancos asumirían esas pérdidas, o sus accionistas.


Nuevo reglamento de tarjetas de crédito
La SBS presentó el nuevo reglamento de tarjetas de crédito, que entraría en vigencia (si todo sale bien) a mediados de este mes. Desde entonces, ya no se dará con la sorpresa de estar registrado en una central de riesgo por no haber pagado el mantenimiento de una tarjeta de crédito que usted nunca solicitó y jamás usó. Este nuevo reglamento, que reemplaza al del 2000, tiene los mismos objetivos de su predecesor (transparencia de información y fortalecimiento de su desarrollo en el mercado), pero trae algunas novedades: ahora el exceso sobre su línea de crédito deberá ser preacordado por usted, así como la posibilidad de disponer de dinero en efectivo de esa línea de crédito, y cualquier costo que genere dicho exceso deberá ser explícito. Además, podrá elegir si desea recibir su estado de cuenta por Internet o en su domicilio, con el diferencial de costo que ello supone, y podrá negociar con su banco quién paga el seguro si le roban la tarjeta.

www.elcomercio.com.pe