sábado, 19 de enero de 2008

La hora de los valientes: los bancos de EEUU rinden cuentas al mercado

La semana más esperada por los mercados por fin ha llegado. La gran banca de inversión norteamericana ha rendido cuentas ante sus inversores y ha puesto negro sobre blanco el impacto real que ha tenido la crisis ‘subprime’ en sus resultados.
Las cifras asustan: 100.000 millones de dólares en pérdidas, según datos de The Wall Street Journal, comparables a las sufridas durante la resaca económica de la crisis de 1987, cuando se evaporaron cerca de 170.000 millones de dólares. Sin embargo, algunos expertos señalan que esto puede ser sólo la punta del iceberg y que aunque la cifra puede resultar insignificantes si se comparan con los cerca de 2 billones de dólares perdidos con el pinchazo de la burbuja tecnológica, lo peor puede estar por llegar.
Expertos inmobiliarios consultados por el diario norteamericano sugieren que los precios de las viviendas tendrán que caer entre un 20% y un 30% para volver a niveles más reales. Un fuerte descenso que podría derivar en una pérdida de riqueza para Estados Unidos entre 4 y 6 billones de dólares.
Conscientes de la que se avecina, los mercados bursátiles norteamericanos han registrado su peor arranque del año en tres décadas, llevándose consigo a las principales bolsas europeas. París, Londres, Fráncfort y Madrid pierde más de un 7% desde comienzos de enero, porcentaje muy similar a los registrados en Wall Street.
Esta semana, las ventas en Estados Unidos se han cebado con la gran banca de inversión. El martes, el objetivo fue Citigroup, que tras anunciar las mayores pérdidas de su historia –10.000 millones de dólares- y provisiones de 18.100 millones, se desplomó más de un 7%. Su presidente, Vikram Pandit, entonó el mea culpa al calificar de “inaceptables” los resultados y anunció un fuerte recorte del dividendo, en un 40%, con el objetivo de ganar liquidez.
También utilizó ese mismo calificativo dos días después el presidente y CEO de Merrill Lynch, John Thain, al referirse a los resultados del grupo. Las pérdidas para la entidad fueron del 7.777 millones de dólares. Los últimos en unirse a este coro de malos resultados han sido JP Morgan, US Bancorp, Wells Fargo y Lehman Borthers, por poner los ejemplos más significativos. Con anterioridad Bear Stearns, Morgan Stanley y Goldman Sachs, han rendido cuentas al mercado. Unos, con más fortuna que otros ya que, precisamente éste último no sólo ha conseguido salir airoso de la crisis ‘subprime’, sino que ha obtenido unos ingresos de 46.000 millones de dólares, sacando pecho y erigiéndose como el gran vencedor de la crisis.
Ahora, las miradas se dirigen hacia Europa. La crisis, originada en Estados Unidos, se ha extendido como la pólvora en el viejo continente salpicando con fuerza a algunas entidades financieras como Northern Rock o UBS. Esta última rendirá cuentas el próximo 14 de febrero, día de San Valentín

www.cotizalia.com